El presidente de Ecuador confirma el asesinato de los periodistas secuestrados

General

El presidente de Ecuador confirma el asesinato de los periodistas secuestrados
Foto: Daniel Tapia| Reuters

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha confirmado este viernes en Quito el asesinato de los tres integrantes del equipo de periodistas secuestrado el 26 de marzo en la provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia. El periodista Javier Ortega (36 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años) fueron secuestrados en la zona de Mataje, cuando realizaban un reportaje para el diario El Comercio sobre la creciente inseguridad en la zona desde enero.

Su secuestro y posterior asesinato ha sido atribuido al grupo ‘Oliver Sinisterra’, liderado por un disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que responde al alias de ‘Guacho’.

«El mensaje es a todas las ecuatorianas y ecuatorianos y es así: Con profundo pesar, lamento informar que se han cumplido las doce horas de plazo establecido, no hemos recibido pruebas de vida y lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas», ha revelado el mandatario ecuatoriano en una multitudinaria rueda de prensa.

Moreno ha asegurado que «más allá de los esfuerzos que hemos realizado, se ha confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos, y es muy probable que lo único que hayan querido es ganar tiempo».

El gobernante ha anunciado, además, que se han reanudado las operaciones en la frontera con Colombia y ha ofrecido una recompensa por el «narcoterrorista Guacho», líder del grupo que secuestró y asesinó al equipo periodístico de El Comercio.

Moreno ha indicado que se ha incluido al «narcoterrorista Guacho» en la lista de los «más buscados de Ecuador« y ha ofrecido una recompensa de 100.000 dólares por cualquier información que conduzca a su captura en Ecuador o en Colombia. Ha anunciado también medidas de seguridad, entre ellas la de declarar el área fronteriza con Colombia zona de seguridad, e incrementar los controles militares y policiales con el fin de realizar «acciones coordinadas» en dicha zona.

Moreno ha explicado que se ha contactado con organismos internacionales como la Iglesia católica y Cruz Roja Internacional para «localizar y repatriar los cuerpos» de los ecuatorianos secuestrados y asesinados. «Estamos de luto, pero no vamos a dejarnos amedrentar, hoy más que nunca pido al país la unidad por la paz«.

«Bajo ninguna circunstancia significa que se quiera limitar la libertad de expresión. No dejen de criticar», ha pedido a los medios de comunicación. «Sabemos reconocer nuestros errores y todo esto nos permitirá reconocer si los ha habido».

«El pueblo perdona cuando comete errores pero no que se le mienta, no vamos a mentir al pueblo ecuatoriano», ha apostillado Moreno, informa Efe.