The Objective
Publicidad
España

Ciudadanos corteja a los antiguos votantes del Partido Andalucista para evitar su desaparición 

La formación naranja vive con apatía y desmotivada la caída en las encuestas de los últimos meses, un estado de ánimo que ha contagiado a Juan Marín

Ciudadanos corteja a los antiguos votantes del Partido Andalucista para evitar su desaparición 

El vicepresidente de la Junta y líder de Cs Andalucía, Juan Marín.|Joaquín Corchero (EP)

Ciudadanos enfila las próximas elecciones andaluzas con el temor a desaparecer. Un escenario que ha llevado a su líder en Andalucía, Juan Marín, a cortejar a los antiguos votantes del Partido Andalucista y otras formaciones de centro ya extintas en busca de una tabla de salvación a la que pocos dirigentes de Cs ven posible agarrarse.

La formación naranja vive con apatía y síntomas de desmotivación la caída en las encuestas de los últimos meses, un estado de ánimo que ha contagiado al propio Marín, quien en las últimas semanas ha confesado a varios de sus allegados que se encontraba cansado y que le ha rondado por la cabeza tirar la toalla al ver las últimas encuestas que vaticinan la práctica desaparición del partido en la comunidad autónoma.

Sobre la formación de Marín se ciernen negros nubarrones, según la última encuesta del Centro de Estudios Andaluces (Centra), el llamado CIS andaluz que certificó que Ciudadanos pasaría de tercera a quinta fuerza en el Parlamento al quedarse con dos diputados (frente a los 21 logrados en diciembre de 2018), y se vería superado por Vox con el 19% de los votos y 22 escaños. Hay sondeos internos del PP que auguran entre 0-1 diputados para su socio de gobierno en la última legislatura, cuando el propio Centra les daba entre 8 y 9 hace medio año.

En las últimas semanas se ha producido un goteo de salidas -seis en total- del comité autonómico que dirige Marín, el último el del exportavoz Sergio Romero, según desveló THE OBJECTIVE. A ello se une que al menos siete de los 21 diputados de Cs en el Parlamento son críticos con él, por lo que el grupo parlamentario naranja llega fracturado al último tramo de la legislatura andaluza.

Con este sombrío panorama, el vicepresidente de la Junta de Andalucía aseguró la pasada semana que su partido se presentará a las futuras elecciones como «un partido de centro, andaluz, andalucista, porque Andalucía es lo primero, que se ha convertido en imprescindible para que siga gobernando otros cuatro años».

Críticas al acto de Córdoba

Al hilo de ello, Marín anunció la celebración de un acto en Córdoba el 14 de mayo que describió como «el pistoletazo de salida para la nueva etapa de Cs». Un evento que pretende ser el equivalente a un congreso regional y al que ha invitado al presidente de la Junta, Juanma Moreno Bonilla, al igual que él estuvo presente en el congreso del PP de Andalucía en Granada a finales del año pasado.

El anuncio del cónclave en Córdoba provocó malestar interno en Cs Andalucía. El coordinador provincial en esa provincia y rival de Marín en las últimas primarias internas, Fran Carrillo, se quejó en las redes sociales por haberse enterado «por la prensa» de este acto del partido. Además, rechazó el giro andalucista del vicepresidente de la Junta. «Yo no soy andalucista. Soy andaluz (y por tanto, español). Y liberal. Y contrario a las ideas socialistas creadoras y repartidoras de miseria y dependencia», señaló.

Marín insistió ante las críticas que va a seguir defendiendo «el mismo proyecto que en 2015», después de mostrarse convencido de que «es un error hacer desaparecer a Ciudadanos» en medio de la pugna por el centro electoral. «Iremos hasta el final con Ciudadanos Andalucía, para eso venimos a la política. Si no, estaríamos en otras formaciones. Los que se han querido marchar, se han ido», aseguró el líder centrista antes de negar posibles listas conjuntas con el PP en la región. «Seré fiel a las siglas hasta que termine mi vida política», proclamó.

El coordinador de Cs en Andalucía sí reconoció que «los resultados de afiliación han caído de forma importante» y aseguró que la Secretaría de Organización que dirige Andrés Reche está trabajando en la «expansión local», un trabajo al que podrían unirse antiguos miembros del CSD, UPyD y el citado Partido Andalucista, que se disolvió en 2015 tras una década fuera del Parlamento andaluz. En los comicios autonómicos de aquel año logró 60.000 votos, apenas un 1,5% de los sufragios.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D