The Objective
Publicidad
España

La tragedia de Melilla dejó al menos un inmigrante muerto en territorio español

Una investigación periodística internacional confirma que hubo un fallecido en el lado español y desmiente, de nuevo, la versión oficial que ha mantenido Interior

La tragedia de Melilla dejó al menos un inmigrante muerto en territorio español

Inmigrantes tras saltar la valla de Melilla. | Europa Press

El salto masivo de inmigrantes a Melilla el pasado 24 de junio dejó al menos una persona muerta y decenas de inmigrantes aplastados en el lado español de la valla, lo que desmiente, una vez más, la versión mantenida por el Ministerio del Interior. En los últimos cinco meses, Fernando Grande-Marlaska ha defendido la proporcionalidad del operativo policial y ha evitado asumir cualquier responsabilidad por parte del Gobierno, insistiendo en que nadie pereció en territorio nacional. Ahora, una investigación liderada por Lighthouse Reports, un consorcio internacional de periodistas, lo confirma a partir de una entrevista a un testigo que pudo ver lo que ocurrió en el paso fronterizo.

Este trabajo audiovisual, en el que también ha participado El País, reconstruye la intervención por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes y españolas durante la tragedia en el paso fronterizo, entre Nador y Melilla, a partir de grabaciones inéditas del helicóptero de la Guardia Civil, reconstrucciones digitales a partir e imágenes reales, y testimonios de funcionarios y testigos. La investigación muestra como los agentes del país alauí actuaron violentamente contra los inmigrantes y los policías españoles no atendieron a ninguna víctima del amontonamiento.

El consorcio de periodistas asegura que la falta de auxilio por parte de ambos países motivó el fallecimiento de al menos un inmigrante. Un hecho que confirma un testigo entrevistado, pero también las imágenes difundidas en este trabajo multimedia, en las que agentes marroquíes atestiguan la muerte de una hombre en la valla fronteriza llamado Anwar, vestido con un polo de franjas horizontales. «Él está muerto», se escucha en el vídeo. Los testigos, algunos de ellos víctimas del asalto, también relatan como una vez traspasada la frontera, en Melilla, los agentes españoles los devolvieron al interior de la valla con ayuda de Marruecos pese al riesgo que conllevaba.

Devoluciones en caliente

Estas pesquisas también confirman lo que la propia Guardia Civil señaló hace unas semanas: la devolución en caliente de 470 inmigrantes. Según informó THE OBJECTIVE, los agentes requirieron de la ayuda de los gendarmes marroquíes para contener a la multitud que se encontraba en la denominada como «zona de nadie». Abrieron una de las puertas que conecta el paso con la frontera marroquí y los funcionarios devolvieron a su territorio a centenares de personas, en su mayoría refugiados sudaneses. Así, fuerzas marroquíes entraron en España y comenzaron a arrastrar cuerpos vivos e inertes desde el interior del paso fronterizo, tanto del lado español como marroquí.

Desde la Benemérita explican que la actuación marroquí en la zona española está amparada por la ley. «Está legislado que puedan hacerlo para colaborar previa comunicación y autorización de las autoridades españolas», sostienen.  Una tesis que el Ministerio del Interior también ha negado rotundamente, aunque sí ha admitido que hubo agentes marroquíes en territorio español aquel día y que si se hicieron devoluciones, fueron acordes a la legalidad.. La primera institución en denunciar lo contrario fue el Defensor del Pueblo, quien concluyó en un informe preliminar que se efectuaron rechazos en frontera «sin contemplarse las previsiones legales tanto nacionales como internacionales».

La Guardia Civil insiste en que actuó bajo una total improvisación el pasado 24 de junio ante la avalancha de inmigrantes, que provista de martillos y objetos punzantes, según relatan los agentes, ejerció una «violencia inusitada» para traspasar la valla fronteriza. «No hubo planificación alguna y, teniendo en cuenta los medios de los que disponemos, el resultado fue el caos total», señalan las mismas fuentes. Cuando la multitud de personas se acercaba a la valla, por el lado marroquí, en el lado español, al otro lado de la valla, solo había una quincena de agentes de la Guardia Civil vigilando el perímetro.

Las asociaciones profesionales han reclamado, sin éxito, el incremento de efectivos en la Comandancia de Melilla en innumerables ocasiones. La realidad, sin embargo, es que al mismo tiempo que la presión migratoria se ha ido disparando en la ciudad autónoma —solo en lo que llevamos de 2022, más de 6.000 personas han intentado saltar la valla, según datos de la Delegación del Gobierno—, el Ministerio del Interior ha aumentado esta plantilla en cinco agentes, de 594 a 599, según aseguran fuentes del Instituto Armado. Un 0,8% más de efectivos en los últimos cinco años

Las pruebas visuales que aporta el consorcio internacional de periodistas ponen una vez más contra las fuerzas al ministro del Interior, después de que, en las últimas semanas, la mayoría de quienes investigan este caso hayan confirmado que parte de la tragedia ocurrió en España. Primero fue el reportaje de la BBC, después el Defensor del Pueblo, y a ellos les siguieron todas las formaciones políticas, a excepción del PSOE, que, tras visionar las imágenes de la Guardia Civil facilitadas por Interior, apuntan que hubo muertos en la zona de la aduana española.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D