The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El síndrome de resignación, una condición que se extiende entre los niños refugiados

Foto: Khalil Hamra | AP

Desde hace años se dice que el síndrome de resignación, que provoca que niños refugiados dejen de hablar, comer y moverse, es una enfermedad que solo ocurría en Suecia, pero eso ha dejado de ser así. Ahora, psicólogos de diferentes organizaciones han reportado casos en otros lugares, como en Nauru, donde la incertidumbre de no saber cuándo abandonarán el campo para refugiados ha sumido a numerosos niños en un estado de intensa tristeza y desesperanza.

Los primeros casos de este síndrome fueron registrados al final de la década de los 90 en Suecia entre los años 2003 y 2005. Entonces se registraron más de 400. En 2017, el síndrome de resignación se dio a conocer por una fotografía de Magnus Wennman, que ganó el premio World Press Photo en la categoría people (gente), por una imagen de dos hermanas que sufren esas condición.

Desde entonces, los medios de comunicación se han centrado en narrar cómo Suecia lidiaba con esta situación, pero ahora varias ONG han alertado de que, aunque estos casos son poco frecuentes, también se están dando en otros lugares con una gran población de refugiados.

¿Qué es exactamente el síndrome de resignación?

El síndrome de resignación afecta a niños y adolescentes, y los primeros síntomas son la apatía, la depresión y el aislamiento del resto de la sociedad. Después, los niños dejan de hablar, de comer y beber, incluso de ir al baño, hasta que dejan de responder a los estímulos. Debido a sus síntomas, este síndrome ha recibido varios nombres por parte de los expertos, como desvitalización depresiva y síndrome.

Esta extraña enfermedad sume a los niños en una especie de coma que, a pesar de que no hay ningún problema físico, les impide realizar las funciones corporales y la comunicación con su alrededor, explica la psiquiatra de Médicos Sin Fronteras, Beth O’Connor.

Los niños afectados por el síndrome de resignación acaban en la cama y necesitan una sonda para comer, así como cuidados constantes para evitar fallos de los órganos debido a la falta de movimiento o de hidratación.

El síndrome de resignación, una condición que se extiende entre los niños refugiados 1

En Nauru crece la preocupación por la salud mental de los niños refugiados. | Foto: Jason Oxenham |AP

Esta condición es una reacción extrema a situaciones que estos niños refugiados han vivido en sus países de origen, como la violencia de la guerra o de las mafias, explica la psicóloga Alaa Kaddoura a The Objective. Quienes sufren este síndrome son niños que han visto cómo atacaban a sus padres, cómo morían algunos de sus familiares, bombas en sus barrios o colegios, que han tenido que realizar duras travesías para huir de sus países y que se encuentran en una gran situación de incertidumbre, a menudo en campos de refugiados, de los que no saben cuándo saldrán.

“Cualquiera que pase por algo tan traumático va a tener una reacción”, explica Kaddoura, que trabaja con URDA Spain, una organización sin ánimo de lucro que ayuda a personas refugiadas y desplazadas por la guerra, especialmente en campamento en Líbano.

Los síntomas también aparecen por separado

Esta especie de coma en la que se sumen los niños que sufren este síndrome es algo que ocurre en contadas ocasiones, pero los primeros síntomas, como la depresión, el aislamiento e incluso la pérdida del habla, son algo más comunes y, por lo general, los psicólogos que trabajan con refugiados los tratan por separado, explica Kaddoura. “En Líbano vemos muchos de estos síntomas, pero no juntos”, señala, y por esta razón en la mayoría de ocasiones se tratan como problemas separados y no como un solo síndrome.

Estos síntomas se dan principalmente en niños de entre siete y 13 años, explica la psicóloga, que señala que “habitualmente están perdidos” y no saben cómo lidiar con las situaciones extremas que han vivido. En adolescentes es menos común, pues muchos encuentran más fácilmente la manera de alejarse de esa triste realidad que les ha llevado a la situación en la que se encuentran.

El síndrome de resignación, una condición que se extiende entre los niños refugiados 3

El síndrome de resignación afecta especialmente a niños de entre 7 y 13 años. | Foto: Manish Swarup | AP

¿Cómo se tratan estos casos?

Para los casos más severos de síndrome de resignación, por el momento, no se ha encontrado una cura, y lo más que pueden hacer los médicos es dar cuidados permanentes a los niños que lo sufren.

Sin embargo, cuando los síntomas no han llegado a ese extremo, los psicólogos pueden llevar a cabo varias acciones para tratar de solucionarlos y evitar que llegue a convertirse en una situación más grave.

Cuando lo que aparecen son muestras de depresión, el primer tratamiento son sesiones con un psicólogo para tratar de determinar la causa y, después, la participación en grupos con otros niños para fomentar la socialización y el juego. En casos más extremos, en los que los niños pierden el habla, el primer paso es realizar pruebas médicas para comprobar que no se debe a ningún problema de salud y que la causa es psicológica.

El síndrome de resignación, una condición que se extiende entre los niños refugiados 2

Una madre y su hija, en un campo para refugiados en Nauru. | Foto: Jason Oxenham | AP

Una vez esto es establecido, se crea un plan individualizado con ayuda de psicólogos y, en algunos casos, de psiquiatras, para que el niño vuelva a comunicarse con normalidad, siempre con la ayuda de sus padres, que deben ser informados sobre la situación para que también aprendan a lidiar con ella.

“Es importante analizar cada caso individualmente”, destaca Kaddoura, que explica que lo único que hacen estos niños es reaccionar a una experiencia tan dura que nadie, y mucho menos un niño, debería vivir.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.