La NASA publica el primer vídeo de la llegada del Perseverance a Marte

Futuro

La agencia espacial estadounidense NASA ha divulgado el primer vídeo de la llegada del Perseverance a Marte y también los primeros sonidos grabados por los micrófonos instalados en el vehículo espacial, que descendió a toda velocidad el jueves pasado para posarse en el cráter Jezero del planeta rojo.

Lo más importante: se trata de la primera grabación de vídeo «de una nave aterrizando en otro planeta», ha celebrado en una rueda de prensa Matt Wallace, subgerente del proyecto Mars 2020 Perseverance en el Laboratorio de Propulsión (JPL) de la NASA, en el sur de California. El vídeo evidencia la «violenta» operación de descenso del robot, que en siete minutos desde que cruzó la fina atmósfera de Marte redujo una velocidad de 20.000 kilómetros por hora con la que llegaba al planeta a cero.

En unas de las dramáticas imágenes se observa la apertura del paracaídas supersónico después de que se desprendiera de la cápsula que transportó el vehículo espacial y también la caída de Perseverance produciendo una nube de polvo ya cerca de la superficie de Marte.

Las cámaras de alta definición a bordo del robot lograron grabar la acción desde el momento del inflado del paracaídas hasta el proceso de descenso en su totalidad. El metraje, tomado por varias cámaras instaladas en la cápsula que transportó el vehículo y en la misma Perseverance, comienza a 11 kilómetros sobre la superficie y termina con el aterrizaje del rover en el cráter Jezero.

El viernes pasado la NASA ya había divulgado las primeras fotografías a color de la superficie marciana tomadas por Perseverance y ahora ha divultado muchas otras de miles, entre ellas una en la que se ven esparcidos en el terreno el rover, la cápsula que lo transportó, la grúa aérea que lo bajó suavemente , conocida como «Skycrane» y el paracaídas.

Perseverance, que partió de la Tierra en julio de 2020, lleva un aparato que transformará el dióxido de carbono, que supone un 96% de la atmósfera marciana, en oxígeno, ello para la respiración de astronautas en futuros viajes tripulados y como propulsor de cohetes para regresar a la Tierra.

El robot tiene la tarea de buscar vida antigua, tomar muestras, estudiar la geología y clima del planeta rojo y preparar el camino para un viaje tripulado.