Los terroristas preparaban uno o más atentados con explosivos en Barcelona

Mundo ethos

Los terroristas preparaban uno o más atentados con explosivos en Barcelona
Foto: Lluis Gene

La investigación continúa, pero los hilos centrales del doble atentado en Cataluña ya empiezan a estar claros. La principal tesis apunta a que la célula terrorista «había planificado uno o más atentados con explosiones en la ciudad de Barcelona«, ha asegurado Josep Lluís Trapero, mayor de los Mossos d’Esquadra, en una rueda de prensa este domingo. Los ataques con bombas iban a ser «inminentes», sobre la misma fecha en la que finalmente se produjeron los atropellamientos masivos de Barcelona y Cambrils, que causaron 14 muertos y 120 heridos. Para estas explosiones, los terroristas contaban con «120 bombonas de butano» que fueron halladas en el edificio de Alcanar (Tarragona) donde la organización estaba preparando todo el operativo.

 

Sin embargo, «la explosión accidental» de esa vivienda, por una acumulación de gas, hizo a los terroristas «replantearse el atentado«. Así lo ha explicado Trapero en una rueda de prensa para periodistas internacionales, junto al presidente de la Generalitat, Carlos Puigdemont, y el consejero de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn. El jefe de los Mossos ha asegurado que nadie les había alertado sobre la preparación de estos atentados.

 

Ya están identificados todos los componentes del grupo terrorista. «La célula tenía 12 integrantes, no tenemos duda», ha dicho Trapero. Siete de ellos están muertos y cuatro están detenidos. En la explosión del edificio de Alcanar fallecieron dos personas el miércoles y los Mossos abatieron a otros cinco individuos en Cambrils en la madrugada del viernes. Por lo que solo falta por localizar a uno de los terroristas, que se encuentra fugado.

«Tras las detenciones y las personas que han resultado muertas en las diferentes acciones, la capacidad de actuación la célula terrorista ha quedado neutralizada«, ha asegurado el consejero de Interior Joaquim Forn, a pesar de que uno de los terrorista sigue sin localizarse.

Trapero ha admitido que no saben dónde esta, ni siquiera si sigue en España. El jefe de los Mossos ha contemplado la posibilidad de que el terrorista huido hubiera podido cruzar la frontera. Sin embargo, ha explicado que desde el primer momento se han reforzado fronteras y aeropuertos en coordinación con la Guardia Civil y la Policia Nacional.

Aunque todo apunta a que el terrorista fugado es Younes Abouyaaqoub, un joven de 22 años que residía en Ripoll, la Policía ha dicho que no ha podido confirmar todavía a quien pertenecen los restos de los dos fallecidos en la explosión de Alcanar. Por lo que la orden de busca y captura internacional se ha lanzado sobre tres nombres: Abouyaaqoub, Youssef Aalla y Abdelbaki Es Satty. Aunque saben que de esos tres, dos están muertos.

Jóvenes sin vinculación previa con el terrorismo

Sobre el último de estos integrantes, en el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty se centra gran parte de la investigación. El sábado, la policía registró el apartamento en el que el religiosa vivía en Ripoll. Lo había abandonado dos meses antes de los atentados. Es Satty, de 40 años, es el mayor de todos los miembros de la célula. El resto de integrantes tiene entre 17 y 28 años. Ninguno de los jóvenes tenía antecedentes relacionados con el terrorismo, ni consta ninguna vinculación previa a este atentado, según ha informado el jefe de los Mossos.

Por lo que una de las principales preguntas es cómo y dónde se radicalizaron los jóvenes. «No lo sabemos, no tenemos suficiente información para dar una tesis fiable en ese sentido. Solo tenemos sospechas y algún indicio», ha contestado Trapero a los medios de comunicación.