The Objective
Publicidad
Sociedad

¿Es sano comer pistachos a diario? Esta es la recomendación

Este alimento verde y dulce aporta grasas monoinsaturadas saludables, proteínas y minerales como el calcio, potasio, fósforo, magnesio, zinc y hierro

¿Es sano comer pistachos a diario? Esta es la recomendación

Pistachos. | Unsplash.

Los frutos secos deben formar parte de tu dieta diaria ya que aportan una variedad de beneficios como grasas saludables, proteínas, vitaminas y minerales. Los pistachos no suelen ser nuestra primera opción ya que para picar, las almendras o las nueces son más populares, sin embargo, pueden ser la mejor elección para todos los días.

Este alimento verde y dulce aporta grasas monoinsaturadas saludables, proteínas y minerales como el calcio, potasio, fósforo, magnesio, zinc y hierro. «Poseen cantidades considerables de fósforo y potasio, por lo que se recomiendan para mejorar la salud mental y potenciar las capacidades intelectuales. El fósforo también ayuda a fortalecer los huesos, y el potasio a mejorar el rendimiento de los músculos, previniendo los calambres y tirones durante la actividad deportiva. Otros contenidos importantes de minerales son los de magnesio, hierro, calcio y zinc», cuenta el Ministerio de Sanidad sobre el alimento.

En cuanto a vitaminas destaca por el plus de vitamina B que ayuda al desarrollo del cuerpo y de tipo E, que ayuda a las células frente al daño oxidativo.

El 18% de los pistachos son proteínas, esenciales para la reparación de las células y producir células nuevas. Como explica la Biblioteca médica Medline Plus, «los alimentos proteínicos se descomponen en partes llamadas aminoácidos durante la digestión. El cuerpo humano necesita un gran número de aminoácidos en cantidades suficientemente grandes para mantener una buena salud». Esta proteína vegetal es ideal para veganos y vegetarianos, y aquí tienes otras ideas.

Pistachos. Unsplash.

También es perfecto para la salud cardiovascular como informa el Ministerio de Sanidad. «No contiene colesterol y posee bajos niveles de grasa saturada. Estas propiedades ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, beneficio en el que también participan sus contenidos en vitaminasE, ácido fólico y fitoesteroles», contaban en este documento.

El Ministerio sumaba a la lista de beneficios una «buena salud del aparato reproductor gracias a su contenido en zinc y vitamina E. Y además, es un alimento ideal para la belleza de la piel, ya que, junto a esta vitamina, proporciona generosas cantidades de vitamina A, que como la E, previene el envejecimiento y fortalece —con la ayuda de sus lípidos— las células de la epidermis».

En resumen, 100 gramos de pistachos te darán:

  • Calorías: 611 calorías.
  • Grasas:  51,6 gramos
  • De las cuales saturadas: 6,8 gramos
  • Proteína: 17,6 gramos
  • Hidratos de carbono:  15,7 gramos
  • Fibra:  6,5 gramos
  • Calcio: 180 miligramos
  • Hierro: 7,2 miligramos
  • Magnesio: 122 miligramos
  • Potasio  811 miligramos
  • Fósforo: 390 miligramos 
  • Vitamina E: 5,2 miligramos

El origen de los pistachos

El pistacho también es llamado Pistacia vera L., un árbol caducifolio dioico perteneciente a la familia Anacardiaceae, de
ramificación abundante, copa amplia y porte de 5 a 7 m de altura. El crecimiento de esta planta es lento, pero es muy longeva. El fruto es una drupa monosperma rica en aceite (contenido medio: próximo al 55 %), de 2 a 2,5 cm de longitud, ovalado, seco, con cáscara dura, lisa y de color marrón, beige o rojo.

La semilla es la parte comestible, compuesta por dos cotiledones voluminosos de coloración verde o verde amarillenta con tegumento rojizo. Su peso aproximado es 1.40 g; y su sabor característico, dulce y lechoso. Cuando el fruto madura, las cáscaras se abren, separándose parcialmente.

Los primeros fósiles del género Pistacia se encontraron en la isla de Madeira y datan de la era terciaria. Las diferentes especies de este género se difundieron por áreas muy diversas; en el caso del pistachero, su origen se localiza entre Asia Occidental y Asia Menor. Su cultivo se introdujo en España en la época romana, fue desarrollado por los árabes y desapareció en la Edad Media con los moriscos, tal vez por la eliminación de árboles machos improductivos. La reintroducción comercial del cultivo se produjo en 1980.

Generalmente las variedades de pistacho se clasifican de acuerdo con su lugar de origen o de cultivo y cada país tiene sus propias selecciones, cuyas diferencias radican fundamentalmente en el color y tamaño de la semilla, la época de recolección y su tendencia a dar frutos llenos. La variedad Kerman es la preferida por los consumidores, productores y procesadores, debido a su excelente calidad y rendimiento; aunque está caracterizada por una pronunciada alternancia en la producción. Otras variedades polinizadoras son: Napolitana, Chico, Israel 502, Nazaret 1, Trames, Alumoth 29 y Santangilisi.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D