La archidiócesis de Washington publica los nombres de los curas acusados de abuso de menores

Mundo ethos

La archidiócesis de Washington publica los nombres de los curas acusados de abuso de menores
Foto: Alex Brandon

La archidiócesis de Washington ha publicado este lunes los nombres de los 31 miembros del clero acusados de abuso de menores en los últimos 70 años en dicha jurisdicción. La lista ha sido elaborada como parte de una revisión de los documentos de la entidad, ordenada en 2017.

En el documento aparecen sacerdotes que fueron cesados de forma definitiva o temporal, reasignados a otros destinos o condenados por la justicia. La mayoría de los casos parecen ser ya conocidos y 17 de los curas implicados ya han fallecido, según datos de la archidiócesis. Los 14 restantes, que cargaban con «acusaciones creíbles de abusos sexuales» desde 1948, ya han sido apartados de la Iglesia. A pesar de todo ello, la institución se ha definido como «un lugar seguro» y ha resaltado los mecanismos de los que dispone para prevenir los casos de abuso.

«Esta lista es un doloroso recordatorio de los graves pecados cometidos por el clero, el dolor infligido a personas inocentes y el daño hecho a los fieles de la Iglesia, a quienes continuamos implorando perdón», ha declarado el arzobispo de Washington, Donald Wuerl, en un comunicado al que ha tenido acceso la agencia AFP.

Este gesto ha tenido lugar apenas tres días después de que Wuerl presentase su renuncia ante el papa Francisco, tras haber sido acusado en el informe de la Fiscalía de Pensilvania de encubrir casos de abuso de menores mientras ejercía de obispo en su ciudad natal, Pittsburgh, entre 1988 y 2006. En el informe final, elaborado por un jurado popular, el cardenal aparece citado en numerosas ocasiones como uno de los responsables eclesiásticos que contribuyeron a silenciar el escándalo.

La investigación de los servicios del fiscal de Pensilvania, publicada en agosto, reveló casos de abusos sexuales llevados a cabo durante décadas por más de 300 curas. A Wuerl, de 77 años, se le acusa de negligencia frente a los actos de curas pederastas en Pensilvania, al noreste de Estados Unidos.

La renuncia de Wuerl se produce en un momento en el que el papa Francisco tiene que hacer frente a una grave crisis de reputación y credibilidad de la institución eclesiástica por los numerosos escándalos de pederastia en todo el mundo.