El Constitucional avala la ley mordaza, incluidas las devoluciones en caliente de inmigrantes

Sociedad

El Constitucional avala la ley mordaza, incluidas las devoluciones en caliente de inmigrantes
Foto: Santi Palacios| AP

El Tribunal Constitucional ha avalado casi la totalidad de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como la ley mordaza, incluidas las devoluciones en caliente de inmigrantes y las sanciones por disturbios en las concentraciones conocidas como Rodea el Congreso.

Por qué te lo contamos: tras varios meses abordando el asunto, el tribunal avala finalmente los rechazos de inmigrantes en frontera, las sanciones por infracción grave en los disturbios de protestas frente a las Cámaras legislativas, así como los «registros corporales externos» o cacheos que implican el desnudo integral.

Según informa el tribunal de garantías, el pleno ha aprobado la sentencia por mayoría de sus miembros, en la que, cinco años después, da repuesta a una de las normas más polémicas del Gobierno de Mariano Rajoy, que ha estado en el centro del debate político desde su aprobación en 2015 con varios intentos frustrados de derogación o modificación en las Cortes.

Pero no avala el artículo que hablaba de las grabaciones «no autorizadas» a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, de modo que declara la inconstitucionalidad del inciso «no autorizado» del artículo 36.23 de la ley, que prevé como infracción grave el uso sin ese visto bueno de imágenes o datos personales o profesionales de las autoridades o de dichos miembros.

La sentencia no es unánime, dado que han votado en contra Cándido Conde-Pumpido y María Luisa Balaguer, quien va a redactar un voto particular, y resuelve los recursos presentados hace cinco años, del PSOE, Izquierda Plural, UPyD, Chunta Aragonesista y dos diputados del Grupo Mixto.

El ponente ha sido el presidente del TC, Juan José González Rivas, quien asumió la redacción tras la renuncia al cargo de Fernando Valdés por un caso de presuntos malos tratos contra su mujer.

González Rivas ha variado la posición que postulaba Valdés en uno de los asuntos más controvertidos de la norma, las devoluciones en caliente.

Valdés era partidario de avalarlas, pero siempre que se dieran dos condiciones, que la entrada fuera masiva y con violencia. Sin embargo, el presidente ha asumido sin condiciones el dictado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) tras fallar a favor de España en el caso de dos inmigrantes de Mali y Costa de Marfil que fueron expulsados a Marruecos tras entrar ilegalmente en Melilla en agosto de 2014.

Esto es, avala las devoluciones en caliente de cualquier inmigrante que trate de entrar en España de manera irregular, al margen de que lo haga solo o acompañado; o utilice la violencia.

Tan solo plantea el TC que las devoluciones se hagan de acuerdo a las obligaciones internacionales adoptadas por España, que se hagan de forma individualizada y con pleno control judicial y que se preste especial atención a las personas especialmente vulnerables, como menores, mujeres embarazadas o personas de edad avanzada.