El Gobierno anuncia el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña

Energía y medioambiente

El Gobierno anuncia el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña
Foto: Felix Ausin Ordonez| Reuters

El Gobierno deniega la renovación de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos. Así lo ha confirmado este martes en rueda de prensa el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. «Las circunstancias actuales no garantizan la suficiente certidumbre para que [la central] actúe con normalidad», ha explicado. Esta medida supone el cierre definitivo e inmediato de la central más antigua y pequeña de España, que llevaba paralizada desde diciembre de 2012.

El ministro ha atribuido como principal causa para el cierre al contexto político actual. «La oposición política es el elemento que más pesa. Lleva a que el Gobierno no pueda garantizar en ningún momento la mínima tranquilidad que necesita en el ámbito político y social una central nuclear para operar en condiciones», ha señalado. Nadal ha explicado que la central necesitaría «inversiones muy significativas» y «dos años» para volver a ponerse en funcionamiento, un tiempo demasiado largo y en el que pueden salir otras «normas» que pongan en peligro su funcionamiento.  

Actualmente todos los grupos políticos, menos el Partido Popular estaban en contra del mantenimiento de la central. El PSOE ya había registrado una proposición de ley con el apoyo de todo el resto de fuerzas.

 

 

 


La decisión del Gobierno se ha tomado seis meses después de que el pasado 8 de febrero el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitiera un informe favorable a la renovación de la autorización de explotación sin una fecha determinada, siempre que se revisaran los criterios técnicos y se establecieran las medidas de seguridad necesarias. En su informe, el CSN pidió, independientemente de los años que fuera a operar, hacer una revisión integral de la seguridad cada década y añadir inversiones cuantiosas, después de lo que se aprendió del accidente nuclear de Fukushima, central también de primera generación muy similar a la de Garoña.

La nuclear de Santa Maria de Garoña, la más antigua y pequeña del parque atómico español, es propiedad de Nuclenor, participada por Endesa e Iberdrola. El ministro también las ha señalado como responsable de la no renovación de Garoña puesto que «sus actuaciones desde 2012 han contribuido a llegar a esta decisión».

Entre ambas empresas había asimismo discrepancias sobre el futuro de la central. «Una de ellas tenía un claro desinterés en operar y la otra, una situación de litigio continúo con la otra empresa por esta misma central«, ha dicho Nadal sin nombrarlas. Iberdrola había manifestado, por boca de su presidente, Ignacio Sanchez Galán, su voluntad de no reabrirla. Tras el anuncio del Gobierno, Endesa ha afirmado que respeta y asume la decisión adoptada, aunque mantiene que «afecta única y exclusivamente» a esta planta, según recoge Europa Press.

Nadal ha hecho el anuncio una semana antes de que se acabara el plazo del Gobierno para tomar una decisión. Las organizaciones en defensa del medio ambiente ya han manifestado su alegría por la noticia.

 

 

Actualmente hay cinco centrales nucleares activas en España: Almaraz en Cáceres (con dos reactores I y II), Trillo en Guadalajara, Vandellos II y Ascó (dos reactores I y II), ambas en Tarragona, y Cofrentes en Valencia. Otras dos nucleares están en proceso de desmantelamiento. El ministro ha especificado que la decisión tomada sobre Garoña no afecta al resto del parque nuclear español.