The Objective
Publicidad
España

Mañueco retrasa su investidura porque Vox tiene problemas para seleccionar altos cargos

La formación de Santiago Abascal quiere que el Gobierno de coalición eche a andar con los equipos «pactados y formados»

Mañueco retrasa su investidura porque Vox tiene problemas para seleccionar altos cargos

García-Gallardo y Fernández Mañueco se estrechan tras cerrar el pacto de coalición. | Europa Press

La investidura de Alfonso Fernández Mañueco se dilata en el tiempo. PP y Vox no fijan una fecha concreta para su reelección como presidente de Castilla y León, según admiten fuentes de ambas formaciones consultadas por THE OBJECTIVE. El retraso se debe a que los partidos no han cerrado aún el reparto de carteras ni los nombres que integrarán el organigrama de gobierno. En su empeño por «contar con los mejores», la formación verde estaría encontrando «problemas» para seleccionar a los altos cargos que le corresponde nombrar.

Los populares querían que la investidura de Mañueco fuese en algún momento de esta semana, pero Vox ha pedido más tiempo ya que quiere seleccionar a los altos cargos de las tres consejerías y la vicepresidencia que le corresponden dentro del pacto de gobierno suscrito al filo del mediodía del pasado 10 de marzo. En la pasada legislatura fue distinto: PP y Ciudadanos priorizaron que el Gobierno regional echase a andar y fueron cubriendo los diferentes escalones de la Administración autonómica en los meses siguientes.

Las consejerías de Vox

La sesión de investidura no tendrá lugar esta semana. Para celebrar el pleno este viernes hubiese sido necesario convocar a la Mesa de las Cortes con 48 horas de antelación. Sin embargo, este miércoles no se ha registrado ninguna iniciativa. Las fuentes consultadas rechazan dar una fecha concreta. No existe plazo. Sí lo hay a partir de la primera votación, tal como señala el artículo 26 del Estatuto de Autonomía. Si ningún candidato obtiene la confianza en dos meses a partir de esa fecha, la Cámara quedaría automáticamente disuelta y habría que ir a nuevas elecciones.

Por el momento, ningún partido ha desvelado cuáles son las consejerías que le corresponden a cada un. Seguramente, Agricultura, Cultura y Empleo irán a parar a manos de Vox, tal y como reveló este diario, aunque en las últimas horas ha tomado fuerza que la formación verde se quede con la cartera de Fomento en lugar de la de Empleo.

Tampoco está claro si el futuro número dos del Gobierno, Juan García-Gallardo, tendrá alguna competencia concreta en su condición de vicepresidente. En todo caso, la figura del portavoz caerá del lado del PP. En la anterior coalición fue Ciudadanos el que se ocupó de ese puesto estratégico.

hierro y gallardo
Los líderes de Vox durante una de las reuniones con Mañueco. | Foto: Claudia Alba (Europa Press)

Vox quiere «empezar de cero» con los equipos «pactados y formados». Eso implica seleccionar a los altos cargos, entre los que se encuentran viceconsejeros, secretarios y directores generales, precisan las citadas fuentes. El PP no tiene ningún problema en este terreno pues ya tiene los equipos -gobierna en solitario- y solo prevé realizar cambios puntuales de cara a la nueva etapa.

Más complicada es la situación para Vox, ya que es la primera vez que toca poder. Los candidatos para asumir puestos gubernamentales son conscientes de que van a quedar marcados para el resto de su vida laboral, de ahí que más de uno se lo piense antes de dar el paso. En la formación verde reconocen las dificultades que tienen para elegir entre sus militantes. De hecho, habría ofrecido a un miembro de Asaja gestionar Agricultura y estaría pensando en Salvador Rus Rufino, catedrático de Historia del Pensamiento en la Universidad de León, para dirigir la cartera de Cultura.

Vox busca perfiles técnicos

En febrero, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ya se refirió a la necesidad de incorporar perfiles técnicos al partido. Durante un desayuno informativo dijo que era la única forma de afrontar con garantías el reto que les espera si se confirman los buenos augurios electorales. «El salto cuantitativo va a requerir de la aportación de muchos más», insistió días antes de las elecciones en Castilla y León.

La llave para fijar la investidura la tiene Vox, ya que el nuevo presidente de la Cortes, Carlos Pollán, fue uno de los 13 procuradores que logró el partido de Santiago Abascal el 13-F. Así que, por mucho que los de Mañueco presionen con la premura de tener un Ejecutivo regional, todo depende del concurso de la formación verde. «No se debe perder tiempo en la toma de decisiones», avisan las fuentes populares.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D