The Objective
Publicidad
España

El Gobierno abre una nueva fase en las relaciones con EEUU con la visita de Robles

Washington desea aumentar la interlocución bilateral y Moncloa confía en que el siguiente paso lo dé Biden con Sánchez

El Gobierno abre una nueva fase en las relaciones con EEUU con la visita de Robles

Margarita Robles celebra una reunión bilateral con el secretario de Defensa, Lloyd J. Austin, en octubre en Bruselas. | Foto: La Moncloa

El Gobierno de Pedro Sánchez saca pecho con la visita de este jueves a Estados Unidos de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y confía en que se abra una nueva fase en las relaciones bilaterales con la Administración Biden, según admiten fuentes gubernamentales a THE OBJECTIVE.

El hecho de que fuese el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, el que levantase el teléfono para invitar a Washington a Robles ha llevado a Moncloa a la conclusión de que el Gobierno norteamericano desea aumentar el nivel de interlocución con el Ejecutivo español.

Robles comenzará los actos oficiales este jueves en Washington con una visita al Cementerio Nacional de Arlington, donde participará en una ofrenda floral ante la tumba del soldado desconocido. Posteriormente, se desplazará al Pentágono para mantener una reunión bilateral con Austin, en la que está previsto que aborden la situación de Ucrania, la cumbre de la OTAN en Madrid a finales de junio o la situación del flanco Sur de la OTAN, entre otros asuntos.

La ministra también mantendrá un almuerzo de trabajo en el Pentágono con el secretario de la Marina de Estados Unidos, Carlos del Toro. La propia Robles anunció este viaje durante su última comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso, donde reivindicó el papel de España como un aliado internacional «serio y comprometido», como demuestra con su participación en misiones tanto de la Unión Europea como de la OTAN.

La visita de Robles, un punto de inflexión

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dejado a Sánchez fuera de las periódicas llamadas telefónicas con socios europeos para abordar la crisis de Ucrania. A finales de marzo fue la última ocasión en la que hubo este desplante, si bien no fue la primera vez que el mandatario de la primera potencia mundial ha evitado incluir a su homólogo español de los contactos al más alto nivel.

A finales de enero, por ejemplo, Sánchez no estuvo invitado en una reunión telemática en la que participaron los líderes de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Polonia, además de la Unión Europea y de la OTAN. En febrero, pocos días antes de la invasión rusa de Ucrania, Biden mantuvo una reunión similar, con los mismos invitados, además de Rumanía, país de la OTAN que tiene frontera con Ucrania.

Las fuentes gubernamentales confían en que la visita de Robles a Washington sea un punto de inflexión en este sentido, máxime cuando España va a albergar la cumbre de la OTAN dentro de poco más de un mes. La ministra de Defensa trasladará a Austin el firme compromiso del Gobierno en duplicar su gasto militar en esta década hasta llegar al 2% del PIB.

El Ejecutivo aceleró a finales del año pasado la inversión en el área de Seguridad y Defensa con un total de 9.300 millones de euros en contratos y autorizaciones de gasto. Un esfuerzo económico que se quiere poner encima de la mesa de la cumbre de la OTAN en Madrid para que no le saquen los colores a España. Los aliados se impusieron en el cónclave de Gales de hace cuatro años alcanzar el 2% del PIB anual en el horizonte de 2024.

Los contratos que han pasado por el Consejo de Ministros en el último semestre de 2021 sumaron 3.900 millones. Así, Defensa entró en la segunda fase del Futuro Sistema Aéreo de Combate (FCAS), coordinado por Indra, y comprometió 2.500 millones en este programa hasta 2027, según un resumen de la web especializada Infodefensa.

Además, el departamento de Robles firmó la compra de tres aviones MRTT en noviembre, un programa valorado en 810 millones de euros, y de 36 helicópteros H135 -la mitad para Interior- en diciembre por otros 310 millones. En noviembre también se suscribió con Navantia la orden de ejecución del nuevo BAM de intervención subacuática de la Armada con un presupuesto de 200 millones y en diciembre, Defensa recibió el visto bueno de Hacienda para un contrato de 80,7 millones relativo el mantenimiento de los RPAS Predator.

Las autorizaciones de gasto ascendieron en el último medio año de 2021 a 5.478 millones. En diciembre, el Ministerio de Hacienda avaló tres proyectos: la actualización de la flota de 18 helicópteros de ataque Tigre de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército (FAMET) por 1.185 millones de euros; el programa Halcón de veinte Eurofighter para destinarlos en Canarias por 2.043,9 millones; y una inversión de 2.250 en modernización y evolución de estos cazas ya operativos.

En estos casos de autorizaciones, Defensa tiene aún margen para negociar y ya se ha puesto manos a la obra con Airbus, por ser el fabricante del Tigre -en este caso va de la mano con Francia- y del Eurofighter. Así que aún se requiere pasar una vez más por el Consejo de Ministros para que se autorice la definitiva firma.

Entre las autorizaciones y las firmas pueden pasar varios meses. En el proyecto Halcón, por ejemplo, la intención del departamento de Robles es firmar antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN en Madrid, una cita que implicará la primera visita oficial de Joe Biden a España.

En el furgón de cola de la OTAN

En junio de 2020, solo una decena de países de la OTAN superaban el listón del 2% del PIB en gasto de defensa: Estados Unidos, Reino Unido, Grecia, Croacia, Estonia, Letonia, Polonia, Lituania, Rumanía y Francia. España, por su parte, estaba en ese momento en el furgón de cola de los aliados al quedare en el 1,02%. Un baremo que únicamente Luxemburgo exhibe peor.

Epresupuesto de Defensa para 2022, de 10.155 millones de euros, supone un 7,9% más que el de 2021 y tiene entre sus prioridades las inversiones, a las que se destinan 3.647 millones, un 18% más, que redundarán en el desarrollo de la industria nacional y la creación de empleo.

Precisamente, en nuestro país, las industrias de los sectores de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio generan 1.900 millones en I+D+I en el conjunto de la economía española. Así se desprende de un informe que KPMG ha elaborado para la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (Tedae), que recoge que las industrias de estos sectores aportaron 16.500 millones de euros al PIB de España en 2020, el 1,5% del total, y dan trabajo a 193.000 ciudadanos, entre empleos directos e indirectos.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D