La Unión Europea no logra un acuerdo para renovar 5 años la licencia del glifosato

Energía y medioambiente

La Unión Europea no logra un acuerdo para renovar 5 años la licencia del glifosato
Foto: CHARLES PLATIAU| Reuters

Los países de la Unión Europea no han logrado la mayoría necesaria este jueves para prolongar durante cinco años la licencia del glifosato en el bloque, cuya autorización expira a mediados de diciembre. «Sin mayoría cualificada para la reautorización del glifosato en la votación de hoy», ha tuiteado la ministra luxemburguesa de Medio Ambiente, Carole Dieschbourg, en la línea del responsable belga de Agricultura, Denis Ducarme.

La licencia del glifosato expira el 15 de diciembre de 2017, pero las propuestas del ejecutivo comunitario para su renovación no han logrado convencer hasta el momento al necesario mínimo de 16 países que representen al menos un 65% de la población.

En la votación de este jueves en el comité de expertos de los 28 países de la UE, la propuesta de renovar por cinco años este controvertido herbicida ha contado con el apoyo de 14 estados, entre ellos España, Reino Unido e Irlanda, así como los nórdicos y bálticos, según la Comisión. Bulgaria, Alemania, Polonia, Portugal y Rumanía se abstuvieron, mientras que Bélgica, Grecia, Francia, Croacia, Italia, Chipre, Luxemburgo, Malta y Austria se opusieron a la propuesta del ejecutivo comunitario. Este rechazo supone un nuevo fracaso en su intento de renovar la licencia del glifosato.

«Teniendo en cuenta sus obligaciones legales (…), la Comisión Europea someterá ahora la propuesta a un comité de apelación a finales de noviembre», ha precisado el ejecutivo comunitario, cuya propuesta de 10 años tampoco logró el apoyo de los países miembros a finales de octubre. Francia, uno de los países más poblados del bloque, «mantiene una posición de [renovación por] tres años», explicó la víspera su ministro de la Transición Ecológica, Nicolas Hulot, avanzando su voto negativo a un lustro.

Probable efecto cancerígeno

Varios países reclaman que se tenga en cuenta una eliminación progresiva del uso del glifosato en la UE, una medida que también defienden los eurodiputados. El debate entre partidarios y detractores del glifosato se centra en su «probable efecto cancerígeno», tal y como indicó un estudio del Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para despejar las dudas, Bruselas urgió a las autoridades europeas de seguridad alimentaria y de productos químicos a realizar informes, los cuales descartaron los efectos cancerígenos, por lo que la Comisión lanzó de nuevo los trabajos para su renovación.