The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Pablo Casado defiende un 155 que derive en procesos judiciales contra el Gobierno catalán

Redacción TO
Última actualización: 8 Feb 2019, 4:24 pm CET
Foto: Partido Popular (PP) | Partido Popular

El presidente del PP, Pablo Casado, es partidario de aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña con carácter más duradero del que se aplicó en 2017, y con un ámbito competencial extenso que derive en procedimientos judiciales contra las resoluciones "injustas" del Govern. Esta es una de las opiniones que el dirigente popular ha realizado en una entrevista a Efe, en la que repasa la actualidad política con críticas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien acusa de "alta traición" por negociar con "los golpistas". Sin descartar otras medidas como una moción de censura, por el momento Casado ya ha llamado a la movilización ciudadana el próximo domingo junto a Ciudadanos, a la que se ha sumado Vox, para pedir la dimisión del presidente socialista y la convocatoria inmediata de elecciones generales.

Por qué esto es importante: La crisis catalana sigue elevando la tensión política en el país, acrecentada ahora con la polémica por las negociaciones entre los gobiernos de Madrid y Cataluña y la propuesta de contar con un "relator" en la mesa de diálogo; todo ello, a pocos días de que comience el juicio del procés contra la excúpula de la Generalitat catalana y otros políticos independentistas, y a cuatro meses de las elecciones autonómicas, municipales y europeas.

Para el líder conservador, la cuestión sobre la figura del mediador propuesta por el Gobierno de Quim Torra en su documento de 21 puntos que entregó a Sánchez en diciembre para buscar una solución a las crisis catalana, y que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, prefiere llamar “relator”, supone “traspasar todas la líneas rojas” y demuestra que la “legislatura está completamente acabada y el Gobierno está deslegitimado para seguir un día más en La Moncloa”.

“El hecho de que se acepte una mediación entre una autonomía y el Reino de España es ignominioso para la historia de este país e inhabilitante para un presidente del Gobierno que tiene 84 escaños y que ha mentido, porque dijo que la moción de censura era para convocar elecciones”, añade Casado. La única salida a la actual situación es, en su opinión, la celebración de elecciones generales “de inmediato”.

El líder del PP cree que Sánchez no tiene otra opción que rectificar y, en caso de no hacerlo, cree que son los ciudadanos los que tienen que demostrar en la calle su rechazo a un presidente del Gobierno “mentiroso y felón” que “está traicionando a España”.

“¿Cómo se permite el lujo, un presidente con 84 escaños y los socios que tiene, como se atreve a traicionar a España, a su legalidad y su Constitución, a ultrajar al Rey de España admitiendo 21 medidas en las que se dice prácticamente que la Monarquía parlamentaria es ilegítima?”, se pregunta refiriéndose al documento de Govern en el que se defiende, entre otras medidas, la autodeterminación como vía para solucionar el conflicto catalán.

A la pregunta de si el PP estaría dispuesto a presentar una moción de censura, Casado contesta que su partido no descarta nada “porque lo que está pasando en España es lo más grave desde el golpe de Estado del año 1981. En España está habiendo un golpe al Estado, por eso hay un juicio al procés”.

Al dirigente popular no le cabe ninguna duda de que “lo que estamos viendo desde el mes de agosto es la rendición del Estado y ahora mismo Sánchez reconoce que se le entregó un documento de 21 medidas en un encuentro en Pedralbes de tú a tú con un supremacista racista y fanático como Torra”.

Sobre la polémica del “relator”, Casado denuncia que el Gobierno intente hacer creer a la sociedad española que es “habitual y no pasa nada”, cuando en su opinión “estoy en desacuerdo con que una autonomía tiene que sentarse de modo bilateral con el Estado, se tendrá que reunir como mucho en conferencia de presidentes o en las sectoriales".

“Si por mí fuera”, añade, “ya estaría activado el 155 que, además, derivaría en procedimientos judiciales contra las resoluciones que se han cometido a sabiendas de que son injustas. Porque el delito de prevaricación también es un delito y también es delincuente el que lo produce, y el Govern están dictando resoluciones injustas, como la ejecución presupuestaria tendente a la ruptura con el Estado”.

Respecto al artículo 155 de la Constitución y la posibilidad de que su activación provocase más tensión y más independentismo en Cataluña, Casado contesta que “no hay alternativa”. “Esto de jugar a la interpretación política... es como 'oiga, a mí me han robado en mi casa, qué hacemos, ¿denuncio o me callo? Oiga es que están rompiendo con la legalidad en Cataluña ¿activamos el 155 o jugamos a que no nos enteramos?'. No hay alternativa frente al delito”, insiste.

Casado es partidario no sólo de activar el 155 sino también de hacerlo de forma duradera, “no como impuso Ciudadanos que era solo para convocar elecciones, y un 155 con un ámbito competencial extenso no como impuso el PSOE sin entrar en interior, educación, y en medios de comunicación” cuando Mariano Rajoy, ex líder del PP, era presidente del Gobierno.

La diferencia entre 2017 y ahora es, según Casado, que “hay que aplicar un artículo 155 y que el partido que lidere esa respuesta se llevará detrás a la España de los balcones, que no es del PP ni de Cs ni ahora de Vox, es un 60 u 80 por ciento de españoles, también de izquierdas, que le están dando un mandato claro a sus políticos de que ya está bien, y por tanto el 155 debería de aplicarse de inmediato con nombramiento del Gobierno desde el Gobierno central, sin límite de tiempo y con todo el despliegue del ámbito competencial”.

“El 155 no es acabar con el Estado autonómico, es rescatarlo, es recuperarlo porque ahora mismo lo que está pasando es que los independentistas han liquidado la Constitución y la propia legalidad, es decir es la jungla”, puntualiza.

Esta postura que ha llevado al PP a ser una formación política casi residual en Cataluña no preocupa al presidente nacional del partido. De hecho, considera que es secundario. “Churchill ganó la guerra y perdió las elecciones”, recuerda. “Es que la política es instrumental, lo partidos somos meros instrumentos para conseguir un mejor gobierno y mejor vida para los españoles. A mí me da igual que tenga un coste electoral siempre y cuando yo haga lo que debo hacer conforme a la ley”.

Lo realmente importante en esta cuestión, añade, es que “el presidente del Gobierno debe hacer cumplir la ley y en Cataluña no se cumple la ley. ¿Dónde está Pedro Sánchez? Creo que es tremendamente lamentable que un presidente, que no se acaba de creer lo que es porque el hábito no hace al monje y no da la talla, está francamente incapacitado para gobernar, ni en número de escaños ni en calidad personal, y tampoco en lealtad institucional”.

Preguntado su ilegalizaría algún partido, Casado responde que él “iniciaría el procedimiento para que los jueces sean quienes lo hagan. Mi pregunta es hay ahora motivos para que se ilegalicen organizaciones políticas en Cataluña? En mi opinión, por supuesto”. Entre ellas, “Arran porque justifica la kale borroka, alienta la violencia en las calles y alienta escraches contra los jueces y mis compañeros. Por ejemplo, ANC y Omnium Cultural ¿qué están haciendo, o ERC y el PDeCAT, recibiendo fondos públicos teniendo a líderes independentistas ya procesados por rebelión o por sedición?”

Ese es el motivo, explica, por el que el PP ha solicitado, aparte de la modificación de la ley de partidos, una modificación de la ley de financiación de partidos políticos “para que los partidos cuyos líderes estén procesados por rebelión o sedición pierdan cualquier subvención pública”.

Corrupción y otros temas de interés

Además de Cataluña, Casado habla en la entrevista sobre otras cuestiones como los casos de corrupción en el PP, para indicar que el mensaje que su partido quiere transmitir es que “en España quien la hace la paga y si alguien está siendo juzgado por casos de corrupción que lo pague, y además con una legislación exigente en gran parte por las modificaciones legislativas que hizo el PP”. “A partir de ahora cualquier conducta que no sea ejemplar cuenta con el rechazo expreso de la dirección nacional”, subraya.

Pablo Casado defiende un 155 que derive en procesos judiciales contra el Gobierno catalán 2

Manifestación contra la corrupción en Madrid en mayo de 2017. | Foto: Francisco Seco | AP

En su opinión, no hay motivos para pedir disculpas por la corrupción pasada en su partido. “Yo no puedo pedir disculpas de lo que ni he protagonizado ni he vivido ni sé si ha pasado y ni siquiera un juez ha fallado todavía. Recordemos que solo ha habido una sentencia, sobre dos campañas municipales en Pozuelo y Majadahonda que está recurrida, que tuvo un voto particular, y que afectaba a dos de los 8.000 municipios en los que se organizó la campaña electoral”.

Respecto a las actuales investigaciones sobre una posible financiación ilegal en el PP de Madrid, Casado insiste: “si se ha hecho algo mal que pague quien lo hizo mal, lo que no se puede hacer es estar quince años después preguntando a los que en esa época casi no estaban ni afiliados”.

Sobre Vox, Casado dice que prefiere esperar a hablar de este partido hasta ver cuál es su actuación parlamentaria en Andalucía, donde el PP pactó un acuerdo de investidura que llevó a Juan Manuel Moreno a la Presidencia de la Junta, desalojando al PSOE de casi 37 años en el poder.

“Ahora es cuando tenemos que ver qué es lo que piden de verdad. Porque es verdad que había cuestiones que a mi no me gustaban del programa y que eran inconstitucionales. Por ejemplo, suprimir la autonomías. Pero igual de inconstitucionales que cuando Ciudadanos pedía suprimir las diputaciones o el Senado. O había fotos que no me gustaban, como Abascal con Le Pen. Pero tampoco me gustaba la de Rivera con el líder de Libertas, también ultraderechista en Europa”.

Más allá de lo que haga o no Vox, lo que Casado sí tiene claro que “el acuerdo que firmamos con Vox y Ciudadanos, por separado en Andalucía, es perfectamente suscribible, creo que por cualquier español de buena fe que quiere regeneración, empleo, buena educación y buena sanidad en Andalucía”.

Preguntado por la ley del aborto, Casado es tajante: “la cambiaría entera, la derogaría y volvería a la ley que tenía cohesión social” de supuestos “que es la que se aprobó con Felipe González y respetó Aznar, que es una ley que no había ninguna necesidad de cambiar, pero la izquierda de este país en esa estrategia divisiva, ya no podía legislar ya no podía gestionar la economía, se dedicaron a dividir a los españoles: memoria histórica, aborto, eutanasia, lo que hace siempre la izquierda radical”.

El dirigente popular vincula este tema a la necesidad de fomentar la baja natalidad en España.  "Si queremos pensiones, hay que pensar en tener más niños", ha declarado.

Casado añade que, como padre de un niño cincomesino “no entiendo cómo un país desarrollado puede defender un aborto libre hasta la semana 20 ó 22 en ciertos supuestos; le recomiendo a mucha gente que vea ecografías a partir de la semana 20”.

Además, si el PP gana las elecciones generales, Casado avanza que derogará la Ley de Memoria Histórica para presentar una Ley de concordia.

A la pregunta de si se define como feminista, el presidente del PP responde que si “feminismo es defender y respetar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, sí", aunque matiza: “no creo que haya que tratar de políticas de las mujeres, sino que hay que ver a las mujeres que tienen problemas no por el hecho de serlo, sino por su circunstancia particular". En el caso de la violencia contra la mujeres, subraya que “eso es algo que nosotros no solo estamos comprometidos sino que fuimos el partido en lanzar un plan nacional de erradicación de esta lacra social y el primer partido que lideramos un pacto de Estado para erradicarla de una vez por todas”.

El PP, en todo caso, lo que defiende es que “en vez de tener políticas que defiendan a todas las mujeres o que intenten criminalizar a todos los hombres, se dediquen todos los esfuerzos a las mujeres que han sido víctimas o que pueden serlo y toda la carga penal, incluida la prisión permanente revisable, contra aquellos hombres que han podido ser agresores”.

“Nosotros”, añade, “no aceptamos esa colectivización que dice que las mujeres son víctimas por serlo y los hombres agresores por serlo. No. Pero como vemos que hay más incidencia de violencia contra la mujer y hay que protegerla, es a las víctimas o amenazadas y frente a los agresores o que pueden serlo, y por eso yo creo que es una absoluta incoherencia que la izquierda se envuelva en la bandera de la lucha contra la violencia contra las mujeres y, sin embargo, esté en contra de la prisión permanente revisable”.

En relación a las víctimas del franquismo y las ayudas estatales para buscar a familiares en las cunetas, critica que se utilicen fondos públicos para “acciones publicitarias, o a simposios, o a cuestiones divulgativas más que a la ayuda directa a las familias”. Y añade: “siempre ha habido ayudas, desde el año 75. Desde que hay democracia en España cualquier familiar que quiere buscar a sus seres queridos puede hacerlo con apoyo de diputaciones, ayuntamientos, comunidades autónomas y gobierno de la nación”.

Venezuela

Casado lamenta que el Gobierno de España haya actuado “tarde y de forma deshonrosa” a la proclamación como presidente interino de Juan Guaidó. “Doce días han tenido que pasar para reconocer a Juan Guaidó, doce días en los que ha habido decenas de asesinatos y detenciones, de la propia familia de Guaidó si no hubiéramos puesto el grito en el cielo en la comunidad internacional”. Y, de nuevo, arremete contra Sánchez a quien acusa de ser “rehén de los podemitas, los que han asesorado a Maduro y a Chávez, les deben demasiado. Ya se lo ha dicho Maduro a Podemos: ‘oigan, callénse ustedes que si no empiezo a contar las cosas’".

Pablo Casado defiende un 155 que derive en procesos judiciales contra el Gobierno catalán 3

Maduro visita un cuartel en Maracibo. | Foto: Palacio de Miraflores | Reuters

Para el presidente popular, lo que “hay que hacer inmediatamente es derrocar al régimen del tirano, sátrapa Maduro y convocar elecciones libres para que la democracia sea efectiva”.

Y mientras, lo que Casado propone “es que España lidere un Plan Marshall, un Plan Colón, un Plan España, un Plan Europa... que ayude a la reconstrucción de un país tan rico, un país con unos recursos energéticos tan amplios que lo que necesita es de la ayuda internacional para poder gestionarse y para poder hacer algo fundamental también que es recuperar lo que ha robado el régimen narcoterrorista de Maduro”.

También es partidario de “cortar las cuentas que tienen en Europa, embargar los bienes, los activos financieros, los pisos que se han comprado en Madrid los jerifaltes, los militares y todos estos corruptos ante el aplauso de la progresía en España. Que se embarguen sus bienes y que reviertan otra vez al pueblo venezolano”.

Casado critica que España no lidere el Grupo de Lima “que tiene que llevar a Maduro a la Corte Penal Internacional” o “que no haya liderado a la UE durante doce días para decir no se puede seguir dando respiración asistida a un monstruo que está sumiendo en la miseria y la opresión a su pueblo. Yo creo que esta es la catadura moral del Gobierno que tenemos. Pido que lideremos el plan de reconstrucción y democratización de este país tan maravilloso”, concluye.