Puigdemont convocará un pleno en el Parlament para responder a la aplicación del 155

Política y conflictos

Puigdemont convocará un pleno en el Parlament para responder a la aplicación del 155
Foto: Pau BARRENA

El president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, ha anunciado que pedirá un pleno en el Parlamento catalán para debatir sobre el «intento de liquidar nuestro autogobierno y democracia y actuar en consecuencia». El president ha respondido así a las medidas acordadas este sábado por el Consejo de Ministros y que han generados diversas reacciones políticas. Puigdemont ha dicho que «el Gobierno de España se ha autoproclamado de forma ilegítima como dirigente de los ciudadanos catalanes, sin pasar por las urnas». «Lo que se está haciendo en Cataluña es un ataque contra la democracia». «El Gobierno, con el apoyo del Partido Socialista y de Ciudadanos, ha emprendido el peor ataque a las instituciones y al pueblo de Cataluña desde los decretos del dictador militar Francisco Franco aboliendo la Generalitat de Cataluña.

El Consejo de Ministros ha pedido este sábado al Senado el cese de Puigdemont y el de su Gobierno, y que los ministerios asuman sus funciones; así como convocar elecciones en un plazo máximo de seis meses. Las medidas se han acordado, en el marco de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, para restaurar el orden constitucional frente al desafío independentista de los gobernantes catalanes.

Puigdemont ha pedido a los ciudadanos defender las instittuciones catalanas. «Soy consciente, por tanto, de la amenaza que pesa sobre todo el pueblo de Cataluña si el Estado perpetra su propósito liquidador. Nos hemos de conjurar para volver a defender nuestras instituciones como hemos hecho siempre, de manera pacífica y civilizada, pero cargados de dignidad y de razones«, ha dicho.

En referencia al a posibilidad de dialogar, el president ha señalado que «todas las propuestas de diálogo al Gobierno central han tenido la misma repuesta: silencio o represión«. «El Consejo de Ministros ha dado un portazo a esa voluntad», ha dicho Puigdemont. «Lo que los catalanes decidimos en las urnas, el Gobierno lo anula en los despachos». En este sentido Puigdemont ha recordado que la Generalitat es una institución anterior a la Constitución. «Lo que tenemos nos lo hemos ganado siempre con la fuerza de la gente y la democracia».

«Quiero dirigir un mensaje a los demócratas españoles. Lo que se está haciendo con Cataluña es directamente un ataque a la democracia que abre la puerta a Otros abusos de la misma índole en cualquier parte, no solo en Cataluña», ha señalado.

«No podemos aceptar este ataque. La humillación del Gobierno es incompatible con una actitud democrática«. Puigdemont se ha dirigido por último a la Unión Europea en inglés, a líderes y ciudadanos, a quien  ha asegurado que «si los principios fundacionales están en riesgo en Cataluña, también lo están en Europa».

La Fiscalía ha asegurado tener preparada una querella por el delito de rebelión contra Puigdemont, en el caso de que en el curso de los próximos días proclame la independencia de Cataluña. Este tipo penal castiga con hasta 30 años de prisión a quienes se alcen “violenta y públicamente” contra la Constitución

Las medidas deben ser autorizadas posteriormente en el Senado por mayoría absoluta para su aplicación efectiva. La Mesa del Senado ha admitido a trámite el escrito del Gobierno con seis votos a favor y uno en contra. «Aplicamos el artículo 155 para restaurar la legalidad en el autogobierno de Cataluña. Nadie puede aceptar que se viole la ley«, ha asegurado Rajoy.

Las medidas concretas con las que se pondrá en marcha el artículo 155, si el Senado las aprueba, son:

  • La facultad de disolver el Parlamento de Cataluña pasa al presidente del Gobierno. Se convocarán elecciones en un plazo máximo de seis meses. Rajoy ha dicho que su voluntad “es hacerlo tan pronto como se recupere la normalidad”.
  • Se pide autorización al Senado para proceder al cese del presidente, Carles Puigdemont, del vicepresidente y de los consejeros del gobierno catalán. El ejercicio de dichas funciones la asumirán los ministerios correspondientes durante el tiempo que dure esta situación excepcional.
  • El Parlament no se disolverá. Seguirá cumpliendo su función representativa. No obstante,  el Parlament no podrá proponer candidato a la presidencia de la Generalitat, ni plantear plenos de investidura. Tampoco llevar a cabo iniciativas que sean contrarias a la Constitución o al Estatut. El Gobierno tendrá un plazo de 30 días para vetar estas iniciativas.
  • La Generalitat continuará funcionando y seguirá siendo la administración ordinaria de la Comunidad Autónoma. Esta administración actuará bajo las directrices de los órganos designados por el Gobierno de la nación.
  • El Gobierno asumirá el mando de la Policía regional (Mossos d’Esquadra) y también podrá cesar o nombrar a los responsables de los medios audiovisuales públicos (TV3 y Catalunya Ràdio) para garantizar una información veraz y respetuosa con el pluralismo político. El Colegio de Periodistas de Cataluña, ha condenado esta medida y la ha calificado de “un ataque a la libertad de expresión”.
  • El Gobierno asume la totalidad de ingresos y gastos de la autonomía catalana, de modo que se garantice que no irá partida alguna al proceso secesionista.
  • La vigencia de todas estas medidas se mantendrá hasta la toma de posesión del nuevo Gabinete catalán, tras las elecciones autonómicas.