The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

7 actuaciones de Eurovisión de artistas que sí tuvieron una carrera de éxito internacional

Foto: AP

Eurovisión es, como la vida, una sucesión de éxitos y fracasos. Aunque puede elevarte a la gloria, y es el caso del ganador cada año, a veces esa gloria es efímera. No son pocos los ganadores de Eurovisión que no han vuelto a conocer el éxito. Sin embargo, muchos otros –aunque no llegaran siquiera a ganar– se han labrado una carrera de éxito internacional. Estos son algunos:

1. Gwendolyne de Julio Iglesias (España, 1970)

El primero de nuestra lista es el inigualable Julio Iglesias, el artista español más internacional del panorama musical del siglo XX. Fue en 1970 cuando un jovencísimo exjugador del equipo filial del Real Madrid se presentó a un concurso de RTVE para representar a España en Eurovisión tras las dos victorias consecutivas de nuestro país. Iglesias ganó dicho concurso –al que acudieron otros grandes como Nino Bravo– y llevó a su Gwendolyne hasta Ámsterdam, sede del festival ese año. El español quedó en un cuarto puesto, y, pese a no ganar Eurovisión, grabó la canción en cuatro idiomas. A raíz de esta participación, un desconocido Julio Iglesias se fue consolidando en España y Latinoamérica hasta convertirse en el icono internacional que aún hoy perdura.

2. Waterloo de Abba (Suecia, 1974)

El Festival de la Canción de Eurovisión 1974 tuvo lugar en Brighton y hasta allí volaron desde Estocolmo los miembros de ABBA, un grupo sueco que ya se había labrado algún éxito y que buscaba por aquel entonces terminar de apuntalar su carrera internacional. Y lo lograron, vaya si lo lograron. Con Waterloo llegaron a lo más alto, no solo del propio festival sino de las listas de éxito de todo el mundo. Ahora ABBA es el grupo sueco más icónico de todos los tiempos.

3. Ne partez pas sans moi de Celine Dion (Suiza, 1988)

Celine Dion es una de las estrellas del pop más famosas del mundo, pero en 1988 era una más entre los participantes de aquella edición de Eurovisión que se celebraba en Dublín. La joven Celine, que representaba a Suiza –a pesar de ser canadiense– con la canción Ne partez pas sans moi, se alzó con la victoria por una diferencia de un solo punto, en una de las ediciones más reñidas de la historia del festival. Tras su éxito en el concurso, alcanzó la fama mundial y vendió 100 millones de discos solo durante los años 90. La artista pasará a la historia de la música no solo por sus ventas, sino por poner voz a la banda sonora de la película Titanic con su ya mítico My heart will go on.

4. Congratulations de Cliff Richard (Reino Unido, 1968)

Un jovencísimo Cliff Richard, que ya había firmado algunas canciones de éxito, se convirtió en uno de los protagonistas de una de las mayores polémicas de la historia de Eurovisión. En 1968, Richard representaba a Reino Unido con su tema Congratulations. Jugaba en casa, puesto que el festival se celebraba en Londres, y todo el mundo le dada por ganador, sin embargo, fue nuestra Massiel con su La la la, quien se alzó con la victoria. Incluso ahora, más de 50 años después, las autoridades de Reino Unido cuestionan aquella victoria y acusan a la dictadura de Franco de comprar votos para lavar la imagen de España. El británico intentó sacarse la espinita en 1973, pero bajó una posición y solo pudo ser tercero. En esta ocasión, también quedó por detrás de España, que se alzaba hasta el segundo puesto representada por Mocedades. A pesar de no ganar nunca Eurovisión, Richard supo reponerse y se convirtió en uno de los iconos del rock’n’roll y el pop británico con su banda The Driftersque años después pasó a llamarse The Shadows.

5. Long live love de Olivia Newton-John (Reino Unido, 1974)

Eurovisión 1974 es la edición del festival de la que más estrellas han salido. Si ABBA se hacía con la victoria, Olivia Newton-John firmaba una cuarta posición representando a Reino Unido con la canción Long live loveLa cantante ya había publicado dos discos, aunque no sería hasta después del concurso cuando logró un auténtico éxito en el mundo de la música. Solo cuatro años después de su participación en aquella edición de Brighton, en 1978, protagonizó Greaseuna de las películas musicales más famosas de la historia del cine, si no la más famosa. Su papel de Sandy le garantizó una fama mundial que mantiene hasta el día de hoy.

6. Ne ver’, ne boysia de t.A.T.u. (Rusia, 2003)

Las intérpretes de All The Things She Said ya se habían labrado un gran éxito internacional cuando decidieron representar a su Rusia natal en el Festival de la Canción de Eurovisión en 2003. Su fingida homosexualidad, de la que hacían gala en actuaciones y videoclips, las convirtió en un auténtico icono lésbico. No obstante, el mismo año en el que participaron en el festival con Ne ver’, ne boysia –logrando el tercer puesto a tres puntos de coronarse campeonas– dejaron claro que no eran lesbianas, que esto era solo una imagen publicitaria propiciada por su mánager. Un auténtico drama.

7. Believe In Me de Bonnie Tyler (Reino Unido, 2013)

La de Bonnie Tyler es la historia al revés. La artista galesa, que obtuvo una notable notoriedad en las década los años 70 y 80 gracias a éxitos como Total Eclipse of the Heart o It’s a Heartache, sorprendía a todos presentándose a Eurovisión en 2013 como representante del Reino Unido con el tema Believe In Me. Fue un fracaso estrepitoso: obtuvo tan solo 23 puntos y quedó en el puesto 19, generando cierta controversia en su país por la elección de la canción. No obstante, es sin duda una de las artistas que mayor éxito internacional ha cosechado entre los concursantes de Eurovisión.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.