Publicidad

Lifestyle

¿Se puede llegar a ser adicto a un juguete sexual?

Una adicción de este tipo «no es particularmente común», pero eso no quiere decir que no podamos desarrollarla, y por eso es importante que seamos conscientes de nuestros comportamientos y necesidades

¿Se puede llegar a ser adicto a un juguete sexual?
Platanomelón

Los juguetes sexuales han salido del cajón para meterse cada vez más en nuestros ratos más íntimos, ya sea solos o en pareja. Estimuladores de clítoris, estimuladores de próstata, anillos vibradores y vibradores de todos tipos y tamaños son cada vez más comunes en el cajón de nuestra mesita de noche y, por lo que parece, han llegado para quedarse.

Disfrutar de estos juguetes como añadido a nuestra vida sexual puede traernos numerosos beneficios pero, como con todo, si lo usamos por el motivo incorrecto podemos acabar desarrollando una adicción. Hablamos de esto con la psicóloga y sexóloga de Platanomelón Monica Branni.

¿Cómo sé si soy adicto a un juguete sexual?

«Como toda adicción, tenemos indicios de que le estamos dedicando demasiado tiempo y energía a algo cuando empeora la esfera personal, laboral y social de la persona. En general, nuestra calidad de vida se deteriora», explica Branni.

El problema está, explica la sexóloga, en «la motivación que nos impulsa a engancharnos al juguete». Por ejemplo, si lo usamos «por desconocimiento del propio cuerpo y poca práctica con la masturbación podemos buscar una solución rápida a través de un juguete erótico». «Inevitablemente, de esta forma tendremos más probabilidades de desarrollar una adicción, puesto que no sabríamos cómo sentir placer sexual sin él», señala Branni.

¿Se puede llegar a ser adicto a un juguete sexual? 1
Foto: Platanomelón

Una adicción de este tipo «no es particularmente común», pero eso no quiere decir que no podamos desarrollarla, y por eso «es importante que seamos conscientes y responsables de nuestros comportamientos y necesidades para vivir una sexualidad satisfactoria y feliz». Branni insiste en que «el autoconocimiento y el autocuidado son básicos para disfrutar del sexo».

Lo importante es tener en cuenta que la adicción no depende de cuántas veces usemos el vibrador, el estimulador o el aparato que hayamos elegido, sino que se convierte en tal cuando afecta a otros aspectos de nuestra vida de manera negativa o cuando no somos capaces de tener una vida sexual sin él.

Si llega el punto en el que crees que tienes una adicción o dudas sobre esta posibilidad, lo más recomendable es acudir a un especialista en la salud sexual para que te ayude a gestionar la situación.

¿Son los juguetes sexuales beneficiosos para la pareja?

Otra preocupación común a la hora de utilizar este tipo de juguetes no es tanto cómo me afectan a mí, sino cómo afectan a nuestra vida sexual en pareja y si pueden llegar a hacerlo de forma negativa.

«Los juguetes eróticos aportan infinidad de beneficios a nuestra vida sexual y relacional». La sexóloga lo deja claro, y añade que «las investigaciones apuntan a que el uso de estos mejora el autodescubrimiento, el deseo y la respuesta sexual tanto en hombres como en mujeres, ampliando el repertorio erótico y mejorando la capacidad orgásmica, entre otras cosas».

¿Se puede llegar a ser adicto a un juguete sexual? 2
Foto: Platanomelón

A nivel individual, los juguetes sexuales pueden ayudar a tener menos dolor en la penetración, por ejemplo, e incluso a tratar trastornos del suelo pélvico, «también son herramientas terapéuticas, no solo lúdicas».

Si hablamos de los beneficios en pareja, «hay muchísimas evidencias científicas de que integrar juguetes en los encuentros sexuales ayuda a mejorar la complicidad, ampliar el juego, reducir presiones y la tendencia a la autocrítica», destaca Branni. «Dicho de otra forma, la intimidad y la comunicación erótica se benefician enormemente».

También es beneficioso para la pareja que cada uno utilice los juguetes a solas. «Está comprobado que las personas que se masturban con juguetes tienen mejor conocimiento del propio cuerpo, un repertorio erótico más extenso y mayor deseo sexual», argumenta Branni. «Además, el juguete nos proporciona muchísima información sobre nuestra capacidad erótica, ya sea física (duración, intensidad, etc.) o emocional», añade.

Por eso, la conclusión es clara: «Utilizar juguetes es enriquecedor para la esfera sexual en pareja».

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D