The Objective
Publicidad
Lifestyle

Los cinco mejores alimentos para comer antes de dormir: evitan el insomnio y son 'light'

Si duermes mal y eso te hace lanzarte a la nevera por la noche, es fácil ponerle remedio, pues sólo has de elegir las mejores opciones para ‘recenar’

Los cinco mejores alimentos para comer antes de dormir: evitan el insomnio y son 'light'

Gtres

En España cenamos tarde pero también nos vamos a dormir tarde, ya sea por insomnio o porque llevamos otro ritmo de vida. Nuestros vecinos europeos tienen más controlada la ‘recena‘ –término popular que se refiere al tentempié que ingerimos horas después de hacer cenado–, ya que suelen hacer su última comida grande del día sobre las 18 de la tarde, y luego, sobre las 21, se beben un té o se toman algo ligero.

En nuestro país, sin embargo, este plato no existe, al menos en la teoría, porque en la práctica son muchos los que visitan la nevera y la despensa a altas horas de la madrugada en busca de un refrigerio. Lo hacen, sobre todo, los que padecen de insomnio (se acuestan tarde y les entra el gusanillo por la noche), los que tienen ansiedad (a muchos les da por comer de más, sobre todo cuando cae la noche) y los que están a dieta (comer poco durante el día hace que tengan mucho hambre en la noche).

Todo ello nos lleva, irremediablemente, a padecer más insomnio, a detener el adelgazamiento y a tener más ansiedad. Unas consecuencias que podemos evitar si elegimos, inteligentemente, los mejores alimentos para comer antes de dormir, que son sanos, ligeros y, además, nos van a ayudar a conciliar el sueño. Te los detallamos en las siguientes líneas:

1) Pavo, ideal para reducir el insomnio

Ya sea en filete o en lonchas (ojo al elegir el fiambre de pavo, hay que mirar bien la composición, pues hay muchos que apenas contienen un 50% de pavo), es una opción ideal para tomar antes de dormir.

Su alto contenido en proteínas (unas 8 por porción de 28 gramos) hacen del pavo una elección correcta, ya que regula el apetito. Además, contiene triptófano, un aminoácido que aumenta la producción de melatonina, lo que ayuda a conciliar el sueño.

Aunque se necesitan más investigaciones al respecto, sí que se ha demostrado que consumir proteínas favorece la calidad del sueño y evita la interrupción del mismo durante la noche.

Obviamente, sin el pan

2) Huevo cocido, perfecto para la figura y no despertarse por la noche

Tener huevos cocidos en la nevera es una opción ideal si padecemos de insomnio y queremos cuidar la línea. La proteína animal de este alimento está compuesta por el mencionado triptófano (ver punto 1) y además contiene fosfatidilserina, que ayuda a mejorar el estado de ánimo y el desarrollo mental. Asimismo, se ha vinculado el consumo de huevo con mantener un nivel de azúcar en sangre estable durante la noche, lo que favorece el sueño.

En cuanto a la figura, los huevos son ideales para perder peso, pues son ricos en proteínas, grasas saludables, aumentan la sensación de saciedad y son muy bajos de calorías (unas 80 por unidad). Además, su consumo se ha relacionado con un aumento considerable de la saciedad y, por tanto, un adelgazamiento mayor.

Huevo cocido

3) Kiwi, a evitar si tenemos malas digestiones

Si tienes problemas digestivos, evita este punto, ya que el kiwi es muy ácido y puede provocarte ardores por la noche. Si no es así, es una gran opción para tomar de ‘recena’, ya que, además de light (42 calorías por unidad), se ha demostrado que ayuda a conciliar el sueño.

En concreto, se probó que aquellos que consumían un kiwi antes de dormir no se despertaban tanto durante la noche y conseguían dormir un 13% más. Esto puede deberse a la vitamina C y los carotenoides que contienen estas frutas y que son buenos para combatir el insomnio.

En cuanto a su composición nutricional, los kiwis son ricos en ácido fólico, potasio y vitaminas, entre las que destaca la C y la K.

4) Atún o salmón, unas buenas opciones para la ‘recena’

Los pescados grasos, como el salmón y el atún, ayudan a conciliar el sueño gracias a sus ácidos grasos omega-3 y a la vitamina D que contienen. Diversos estudios han demostrado que estos componentes aumentan la producción de serotonina, lo que induce directamente en la calidad del descanso.

En concreto, se demostró que aquellos que comieron 300 gramos de salmón durante tres veces a la semana –durante seis meses consecutivos– se durmieron diez minutos más rápido que aquellos que tomaron carne.

Además de esto, el perfil nutricional del atún y del salón es excelente, si lo que nos preocupa es la figura, pues son altos en proteínas y bajos en hidratos.

5) Infusión de manzanilla, imprescindible y con base científica

Por último, y aunque no es un alimento como tal, hemos de destacar la infusión de manzanilla, un remedio contra el insomnio de nuestras madres y abuelas y que tiene evidencia científica. Numerosas investigaciones han demostrado que este té promueve la somnolencia y reduce el insomnio.

En este estudio se comprobó que aquellos que consumían 270 mg de extracto de manzanilla dos veces al día, durante 28 días, se durmieron 15 minutos más rápido y experimentaron menos despertares nocturnos en comparación con aquellos que no consumieron el mencionado extracto. Además, se ha relacionado el consumo de manzanilla con menores síntomas de depresión, una enfermedad vinculada al insomnio.

En cuanto al perfil nutricional de esta infusión, es negativa en calorías y contiene flavonas, unos antioxidantes esenciales para reducir la inflamación y mejorar el sistema inmunológico.

Bebidas que aceleran el metabolismo
Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D