The Objective
Publicidad
Economía

El hundimiento de la lira turca provoca a Mapfre un roto patrimonial de 400 millones

La aseguradora, a diferencia de BBVA, ha decidido no contabilizar el mercado otomano como hiperinflacionario, con lo que ha evitado pérdidas en sus cuentas

El hundimiento de la lira turca provoca a Mapfre un roto patrimonial de 400 millones

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas. | Europa Press

Turquía ha hecho un roto patrimonial a Mapfre de casi 400 millones de euros por el hundimiento de la lira frente al euro en los últimos meses. Un impacto que ha sido contabilizado por la aseguradora en el primer semestre del año y que se ha reflejado en sus fondos propios debido a la pérdida de valor de su filial otomana, tal y como ha podido saber THE OBJECTIVE. El ajuste, en concreto, ha ascendido a los 396 millones. La lira se ha desplomado desde enero un 40%.

Mapfre es junto a BBVA la empresa más afectada por los acontecimientos en el país del Bósforo, que está viviendo una situación compleja a causa de diversos desequilibrios económicos desde el pasado otoño. Una coyuntura que se ha enrarecido aún más por la elevada inflación, que roza ya el 80%.

La compañía, pese a ello, se mantiene firme en su estrategia de permanecer en Turquía, al igual que el banco ‘azul’. Así, su presidente, Antonio Huertas, señaló recientemente que «no nos vamos a ir» de este mercado porque ofrece muchas oportunidades de mejora una vez culminen las turbulencias y porque «tiene una presencia relevante».

Mapfre no ve Turquía hiperinflacionaria, a diferencia de BBVA

Entonces, el máximo responsable de Mapfre avanzó que debido a la escalada de precios tan galopante de la economía turca la aseguradora iba a ser uno de los dos grandes perjudicados españoles, ya que previsiblemente tendría que contabilizar su negocio turco bajo el criterio de hiperinflación. Sin embargo, tras un exhaustivo análisis, ha decidido no aplicar aún este método, con lo que todavía no ha sufrido un revés en sus cuentas.

BBVA sí ha seguido este criterio, lo que le ha obligado a reexpresar sus estados financieros con un golpe para sus beneficios superiores a 300 millones, tal y como avanzó este periódico. La entidad informó a finales de junio que se anotaba una pérdida de 324 millones por este motivo.

Mapfre explica en su informe semestral que «aunque distintos expertos en la materia se han posicionado considerando que las características actuales de la economía de Turquía los condicionan como hiperinflacionaria, ni el organismo regulador en Turquía ni otros organismos supervisores supranacionales se han pronunciado en este sentido». Por ello, no ha llevado a cabo esta nueva contabilidad, a diferencia de BBVA.

Asimismo, Mapfre también indica que las expectativas de inflación para el conjunto de 2022 difieren de las publicadas por organismos y analistas internacionales. Un escenario que, a su juicio, «dificulta la adopción de un criterio homogéneo con otras entidades similares con intereses en Turquía», en clara referencia a la decisión tomada por el banco español.

Pero, por si en los próximos trimestres tiene que considerar a Turquía como economía hiperinflacionaria, la aseguradora ha realizado un cálculo sobre el potencial impacto en sus cuentas. De acuerdo con sus previsiones, Mapfre tendría que anotarse unas pérdidas de 13,6 millones de euros sobre los beneficios obtenidos entre enero y junio de este ejercicio. Un impacto que es muy inferior al sufrido por BBVA.

Al igual que en el banco, esta nueva contabilidad llevaría aparejado un aumento en capital y reservas, que en el caso de la compañía de seguros sería de 41,8 millones, por la revalorización de los activos no monetarios desde 2004, fecha de la última reexpresión financiera.

Para Mapfre el mercado turco es fundamental, pero su aportación a ganancias y negocio no es muy relevante. Es más, en el primer semestre de 2022 su contribución al resultado del grupo fue negativo. La filial registró unos números rojos de 12,3 millones, frente a los beneficios positivos de 5,7 millones del mismo periodo de 2021. Un agujero que se debe al aumento de los siniestros en el segmento de autos y salud además de a la alta inflación, que impacta en el coste medio de las indemnizaciones de las pólizas por daños.

La aseguradora también tuvo que hacer frente en Turquía en la primera parte de este ejercicio de un importe negativo de 9,2 millones de euros por su participación en el pool estatal de responsabilidad civil de automóviles y de otros 7,2 millones en provisiones por el incremento del 30% del salario mínimo.

Reducción de presencia en el mercado otomano

Aunque Mapfre mantendrá su operativa en el país otomano, ha reducido ligeramente su presencia recientemente en el marco de la venta de sus filiales de asistencia. En mayo se deshizo de la franquicia en este segmento en Turquía con unas minusvalías de 8,3 millones por las diferencias de conversión en la moneda.

Con estas operación y las desinversiones en otros mercados, como el australiano, Mapfre ha puesto fin al proceso de reestructuración de su división global de asistencia. En este negocio se centrará a partir de ahora en los países europeos y latinoamericanos.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D