The Objective
Publicidad
Economía

Las financieras pasan página a la crisis al lograr el primer aumento del beneficio en cuatro años

Los establecimientos de crédito elevan un 28% sus ganancias entre enero y noviembre de 2022, hasta los 616 millones de euros

Las financieras pasan página a la crisis al lograr el primer aumento del beneficio en cuatro años

Billetes de euro. | Europa Press

Las financieras de consumo han conseguido pasar página a la crisis que, en su caso, comenzó incluso antes del estallido de la pandemia. Estas entidades, muchas de ellas vinculadas a los bancos y a fabricantes de automóviles, lograron en 2022 el primer aumento de beneficios en 2022 tras tres años consecutivos de descensos.

Según se desprende de los últimos datos del Banco de España, recopilados por THE OBJECTIVE, las financieras mejoraron el ejercicio pasado un 28% sus resultados a falta de la cifra de diciembre. En el mismo periodo de 2021, pese a la recuperación de la actividad, aún cosechaban una disminución de las ganancias del 36%. Finalmente concluyeron el conjunto del año con una bajada del 19%.

Entre enero y noviembre de 2022, estos establecimientos de crédito sumaron un beneficio de 616 millones de euros, un importe que es superior al logrado en todo 2021. Tres han sido los factores que han contribuido a la recuperación completa de estas compañías, aunque todavía están lejos del récord de 2018, cuando ganaron más de 1.000 millones.

Factores que han permitido la mejora de las financieras

En primer lugar, la reactivación de la actividad que, a lo largo del pasado año ejercicio ha experimentado crecimientos por encima de los niveles de la prepandemia y que han llevado a la cartera de préstamos de las financieras a experimentar un ascenso del 6,4%. El volumen de créditos de este sector alcanza los 44.422 millones de euros.

Por otro lado, las financieras como el conjunto de la banca se está beneficiando de la escalada abrupta del euríbor como consecuencia de la subida de los tipos de interés oficiales por parte del BCE. Esta remontada del indicador está elevando los ingresos que obtienen por el negocio. Se estima que los bancos españoles (incluyendo sus filiales de consumo) ingresen 20.000 millones adicionales por este efecto en solo dos años.

Y por último, los establecimientos de crédito están controlando la morosidad a pesar de la incertidumbre tras la invasión de Ucrania. Aunque los impagos de las financieras vio un repunte en los meses posteriores al inicio de la guerra, batiendo récord de seis años, posteriormente se han ido recortando. Con ello, la tasa de insolvencias ha bajado de más del 7% hasta el 6,37%. El volumen de préstamos de dudoso cobro en sus balances se situaban en noviembre en 2.800 millones.

Este control podría cambiar radicalmente en los próximos meses y los expertos vaticinan un cambio en la tendencia con incrementos de la morosidad. Un incremento que comenzará, previsiblemente, por el crédito al consumo y, por tanto, que afecte de manera generalizada a las financieras.

Por norma, en los momentos de dificultades económicas e inestabilidad, los impagos inician su ascenso en los préstamos para la adquisición de vehículos, electrodomésticos o cualquier otro bien, ya que las familias intentan pagar antes, por ejemplo, las facturas de los servicios básicos y las hipotecas.

Se calcula, de acuerdo con diferentes pronósticos de analistas, que la morosidad general (incluyendo todo tipo de financiación) de menos del 4% actual hasta el 6 o 7% a lo largo de 2023 como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo por la elevada inflación, por el aumento de las cuotas hipotecarias y de las peores perspectivas económicas. No se descarta que España entre en recesión técnica de manera temporal.

Extrapolando estas estimaciones, la morosidad de las financieras de consumo podría escalar hasta cerca del 10%, con lo que su situación podría empeorar y el próximo ejercicio su desempeño vuelva ser peor. Pero, la recuperación total conseguida en 2022 les permite entrar en esta fase de nubarrones en un estado más confortable para hacer frente a los desafíos, entre los que no se descarta también una merma de la actividad.

Los bancos han buscado un impulso del negocio de sus financieras en los últimos ejercicios, ya que su actividad es mucho más rentable que una hipoteca u otro tipo de créditos. Hay que tener en cuenta que los tipos de interés aplicados en estos préstamos es muy superior, llegando al entorno del 8% y, por tanto, ser entre tres y cuatro veces más caro. Este empuje se ha desarrollado a través de distintas iniciativas, como alianzas con diferentes marcas de distribución y fabricantes, o la puesta en marcha de financiación preconcedida para los clientes.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D