The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Internacional

La UE no sacará de Ucrania a los familiares del personal diplomático por el momento

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, pide no «dramatizar» con la situación en Ucrania

La UE no sacará de Ucrania a los familiares del personal diplomático por el momento

El Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell.|Kay Nietfeld (DPA/Europa Press)

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, ha asegurado este lunes que el bloque no seguirá por ahora el gesto de EEUU de retirar de Ucrania los familiares de sus diplomáticos, y ha pedido no «dramatizar».

«No haremos lo mismo, porque no tenemos ninguna razón específica (…) No creo que tengamos que dramatizar en tanto que las negociaciones continúan y están continuando. No creo que tengamos que abandonar Ucrania», ha dicho Borrell a su llegada a la reunión que los ministros de Exteriores de la UE celebran hoy en Bruselas.

Los jefes de la diplomacia europea mantendrán una reunión telemática con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en las que les explicará su reunión del viernes con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, y los motivos por los que ha ordenado reducir el personal de la Embajada estadonunidense en Kiev. 

El domingo, Estados Unidos pidió la retirada de las familias de sus diplomáticos en Ucrania ante lo que denominó «la amenaza persistente de una operación militar rusa». Al mismo tiempo, apuntó que los ciudadanos estadounidenses que residan en Ucrania «deberían considerar ahora» dejar el país en los vuelos comerciales disponibles u otros medios de transporte.

Sanciones de la UE

Los Veintisiete ya trabajan internamente en un paquete de sanciones, que en palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, serán «masivas» y sin precedentes para dar una respuesta rápida a una eventual agresión de Rusia.

«Habrá que ver el carácter de la acción agresiva, pero cualquier acción agresiva tendrá una respuesta», ha advertido a Europa Press un alto cargo de la UE sobre qué tipo de acción desencadenaría la respuesta de la UE que sería «rápida, extremadamente clara y en cuestión de días».

Por otro lado, el bloque europeo parece trabajar en un enfoque gradual, pues otra fuente diplomática europea señala que la respuesta sería diferente frente a ciberataques y provocaciones rusas que si se produce un escenario de guerra convencional con decenas de muertos. Para calibrar su respuesta, el bloque estudiará las repercusiones y efectos de las acciones de Rusia, zanjaba otra fuente.

Eso sí, en Bruselas evitan entrar en detalles y se cuidan mucho de no desvelar las medidas que aplicaría el bloque, que tiene sobre la mesa todas las opciones y quiere ir más allá de unas sanciones al uso. El objetivo es que la amenaza de unas restricciones que cortocircuiten la economía rusa y afecten a dirigentes relevantes del círculo más estrecho del Kremlin ahuyente la perspectiva militar de Moscú y le empuje a la mesa de negociación.

Los últimos días varios países han mencionado la opción de sacar a Rusia de la red internacional de comunicación bancaria Swift, lo que excluiría a las empresas del país de los flujos de ingresos internacionales.

En lo esencial no existen diferencias en el seno de los Veintisiete, explican fuentes diplomáticas, aunque la última semana el presidente francés, Emmanuel Macron, ha recalcado que la UE debe tener su propia voz en la crisis ucraniana, después de que Europa esté buscando su sitio, tras de quedar relegada en las negociaciones entre Moscú y Washington en Ginebra.

RUSIA DESAFÍA LA SEGURIDAD EUROPEA

El enorme despliegue militar ruso en la frontera ucraniana, que la UE fija en 140.000 soldados, hace temer una nueva agresión a Kiev, que seguiría a la anexión ilegal de Crimea en 2014 y a la implicación rusa en el conflicto del este de Ucrania.

Como telón de fondo está una cuestión que en Bruselas consideran aún más preocupante, como es la aspiración de Rusia a establecer una esfera de influencia y vetar el futuro ingreso de vecinos como Ucrania o Georgia en la OTAN. Esto representa un reto a la propia UE, ya que la exigencia se extendería a Estados miembros como Suecia o Finlandia.

En las últimas semanas el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, no ha dudado en cargar contra lo que entiende como un ataque de Moscú a los cimientos del orden de seguridad europeo y ha criticado que ponga en entredicho la soberanía e integridad de terceros países y no renuncie al uso de la fuerza contra Ucrania.

Es por eso que en Bruselas se observa este pulso como todo un desafío con repercusiones en el orden internacional y de seguridad fijado tras el fin de la Guerra Fría y ven las maniobras rusas como el altercado de seguridad más relevante desde entonces en el continente. «Es importante que la respuesta esté al nivel de desafío», ha resumido.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D