The Objective
Publicidad
Deportes

¿Por qué el fútbol español apenas ficha?

La sombra de la pandemia es muy alargada y los clubes están aprovechando para equilibrar sus cuentas tras el enorme impacto que provocó estar tanto tiempo sin ingresos

¿Por qué el fútbol español apenas ficha?

El futbolista del Atlético de Madrid, Antoine Griezmann, se lamenta tras una ocasión fallada. | Óscar G. Barroso (EP)

La Liga española es la cuarta liga en dinero gastado en este mercado de fichajes. En un verano ya sin la amenaza de la pandemia, con el crédito CVC acordado en enero y renovados los contratos de los derechos audiovisuales en España. Pero la sombra del coronavirus es muy alargada y los clubes están aprovechando para equilibrar sus cuentas tras el enorme impacto que provocó estar tanto tiempo sin ingresos de abonos, socios o explotación comercial de los estadios. En THE OBJECTIVE te explicamos las claves.

¿Por qué el fútbol español apenas ficha? Esa pregunta la hacen muchos aficionados de nuestro país viendo el comportamiento de los clubes españoles en esta ventana estival de fichajes que arrancó el 1 de julio y se extiende hasta finales del mes de agosto.

Ahora mismo, según los datos oficiales de Transfermarket, los clubes españoles han gastado poco más de 311 millones de euros en nuevas caras. Datos que no dejan de sorprender si lo comparamos con otras ligas europeas, algunas de ellas con menor prestigio que la nuestra. Así, la Bundesliga alemana supera los 450 millones y dobla a la liga española la inversión realizada hasta ahora por la Serie A italiana, que ahora mismo ya ha gastado más de 600 millones.

El top, como suele ser habitual, lo encabeza la Premier League, que se va por encima de los 800 millones. Solo el gasto realizado en este momento por el Arsenal (132 millones), Chelsea (94,20 millones) y Leeds (105 millones) ya supera el global del fútbol español. Sumemos los 85 millones del Liverpool, los 108 del Manchester City o los 72 del Manchester United. Sin olvidarnos del nuevo rico Tottenham Hotspur, que lleva gastados 101,90 millones de euros.

Los dos grandes acumulan más del 50%

De ese gasto global en España resulta además que solo el Real Madrid y el Barcelona suman 183 de los 311 gastados por los clubes españoles. Esto supone el 58% del total. El club azulgrana suma 103 por los 58 de Raphinha y los 45 de Lewandowski. En el Real Madrid los 80 millones se los lleva el francés Tchouaméni.

Por detrás están los apenas 12 del Sevilla (Marcao) y los apenas 6,5 del Atlético de Madrid (Lino), a falta de cifrar la operación de Nahuel Molina. Llama la atención los 31 millones gastados por la Real Sociedad, uno de los grandes activadores de este mercado. Dinero que se reparte Méndez (14), Cho (11) y Kubo (6,5).

El resto de clubes se desglosa de la siguiente forma: Betis (18 millones); Villarreal (0); Athletic Club de Bilbao (0), Valencia (4); Osasuna (0); Elche (4); Celta (7); Espanyol (2,5); Rayo Vallecano (0); Getafe (5,75); Mallorca (12,50); Cadiz (2); Almería (17,60); Valladolid (4,30) y Girona (0).

Alrededor de 27 jugadores de las 196 altas realizadas hasta la fecha lo han hecho con la carta de libertad bajo el brazo. Es decir, no han tenido que pagar coste alguno del traspaso con el club de procedencia. Esto supone casi el 15% del total de las operaciones. Otros son cesiones y sólo el restante responden a traspasos entre clubes.

¿Qué le está pasando al fútbol español?

Todo esto nos lleva a preguntarnos: ¿Qué le está pasando al fútbol español?. Más cuando venimos de una temporada donde los clubes han recuperado el aforo de los estadios reavivando el «ticketing» como fuente de ingresos además de las cuotas de socios y abonados. A eso hay que añadir que tiene 39 de los 42 la inyección del acuerdo de 1994 millones con CVC y se ha renovado los derechos nacionales del fútbol con dos plataformas distintas para los próximos cinco años.

En el caso de CVC, donde la Liga ya ha abonado los dos primeros pagos por un valor de 700 millones, sí conviene saber que del total que recibe cada club solo 15% puede destinarse a fichajes. Otro 15% a deuda y el 70% para mejorar las infraestructuras o mejora de marca.

En el caso del acuerdo audiovisual, este nuevo contrato audiovisual asegura a la liga 4950 millones de años hasta el 2027. A razón de 990 millones de euros del mercado nacional.

La sombra de la pandemia es muy alargada

Julio Senn, Socio Director del despacho especializado en derecho deportivo Senn Ferrero, analiza para THE OBJECTIVE cuales pueden ser las causas de esta situación. Para el experto conocedor de mercado: la falta de fichajes se debe a «varias situaciones». Primero porque la pandemia dio lugar a muchos clubes tuvieran una reducción casi total de los ingresos de ticketing, las cuotas de socios y abonados además de la caída significativa de la venta comercial que se produce en los días de encuentro. Y esto habrá supuesto unos 890 millones de euros según declaró La Liga en el periodo de pandemia», asegura.

Pero, además, hay casos donde estas líneas de negocio tienen un peso aún mayor. En el caso de los clubes grandes como Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid que son los que realmente tienen mayor efecto en el crecimiento de La Liga, el impacto individual ha sido muy significativo».

Según Julio Senn, los clubes «están todavía dirigiendo esta situación de los tres últimos años y hace que su capacidad de generación de recursos para acometer nuevos fichajes no sea prioritario, sino que el primer objetivo es reequilibrar la estructura financiera». Además, no debemos olvidar que La Liga a nivel internacional ha obtenido excelentes resultados deportivos con Real Madrid como campeón de la Champions y el año pasado el Villarreal de la Europa League.

«Estoy convencido que en próximas temporadas el mercado de La Liga será un poco más alegre en los procesos de renovación de plantillas y atracción de nuevos talentos», apunta el experto.

Para Senn, la firma con CVC o el nuevo contrato audiovisual no implican más ingresos. De hecho, del acuerdo con el fondo de inversión «el 70% de los ingresos están destinados al desarrollo de centros deportivos o activos fijos». Es decir, mejorar las ciudades deportivas, estadios o cualquiera otra mejora de las infraestructuras del club. «Eso que al principio puede parecer que no es dinero, si lo será a medio plazo cuando estos estadios, ciudades deportivas den lugar a la generación de nuevos recursos; allí veremos cómo los clubes pueden mejorar sus líneas de negocio. La Liga y CVC han limitado al máximo esta inversión que no podrá ser destinada a gastar más dinero en fichajes», explica

El Barcelona, gran animador de mercado español

En cualquier caso, parece claro que el impacto histórico de la covid sigue siendo muy grande. La duda que surge ahora es: ¿puede cambiar esta tendencia en lo que resta del mercado de verano?.

Julio Senn no cree que esto vaya a pasar, porque solo el Barcelona está realizando un importante gasto en fichajes que se explica «porque en su caso ha tenido un exceso de gastos en años anteriores y ahora lo que está haciendo es la obtención de nuevos ingresos para poder realizar un cambio/ajuste/renovación de plantilla». Y lo está haciendo vendiendo derechos e ingresos futuros (las famosas «palancas») y con eso quiere hacer ese cambio de rumbo.

«Está vendiendo ingresos futuros, y los reinvierte en plantilla deportiva. Esperemos que le salga bien porque es un grande de nuestra Liga y verle así debilita su imagen y la de La Liga como competición y como industria», lamenta Senn.

Un severo control económico de La Liga

A todo lo explicado, sumemos el férreo control económico que ejerce LaLiga sobre su clubes. A punto estamos de conocer los datos que hará públicos para determinar la masa salarial de cada club y lo que puede destinar en fichajes o el llamado límite de Coste de Plantilla. Un control existente en nuestro fútbol a propuesta de los clubes desde 2013. Y que además tiene carácter preventivo. Como decimos los clubes saben por adelantado lo que pueden gastar. Una faceta donde no sólo se tiene en cuenta el salario de los jugadores o del primer entrenador. Hay muchas otras variables como derechos de imagen, amortización de derechos de traspaso, Seguridad Social, 25% del precio de opción de compra…

Será en función de este límite de coste de plantilla cuando el club envía a LaLiga los datos de un nuevo fichaje y es la patronal quien decide si puede inscribirlo o no. Aquí aparece la tan famosa última regla del «1/4» para aquellos clubes que han excedido su límite de control. En este caso, LaLiga permite sólo gastar como mucho el 25% del coste que se reduzca previamente.

«En un escenario donde todavía se deja notar el impacto del coronavirus, están aprovechando posibles nuevos ingresos para equilibrar sus mermadas cuentas por culpa de la maldita pandemia»

Para Julio Senn, este control económico es «tan estricto como necesario para todos los clubes del fútbol español», donde los límites los fija la liga pero la capacidad de gestión la tienen que poner los clubes. «Aquí quiero poner el ejemplo del excelente trabajo que hace el Real Madrid, y donde el control económico no le impide ser eficiente, exigente e inversor año a año. Buena gestión sin duda de donde se debe aprender», asegura.

«Lo que no es normal -continúa- es que la totalidad de los gastos de los recursos o ingresos que generan los clubes vayan destinados al pago de las plantillas o salarios de los jugadores. Hay que generar ciertas bolsas para poder planificar y mejorar las plantillas cuando sea necesario. Porque si no mejoramos nuestras plantillas deportivas, sin duda tendremos unas plantillas menos competitivas que otros clubes o ligas europeas. Y eso hará que el apetito de terceros por disfrutar de nuestra liga sea inferior». Es deci,r los clubes deben ir haciendo caja para poder ir mejorando lo que tienen y no destinar a pagar los activos o futbolistas con los que ya cuenta con salarios sin duda, en algunos casos, excesivos.

Diferencias con Inglaterra

Julio Senn también explica porqué en Inglaterra no parece que exista este impacto del coronavirus. Y la clave está porque en la Premier «no hay este control férreo porque todo se basa en ampliaciones de capital por parte de sus accionistas. Aquí también los clubes que son SAD pueden realizar ampliaciones de capital, pero los clubes deben ser capaces de generar y autogestionar su cuenta de resultados sin caer en lo de siempre: endeudarse de forma continuada». Por desgracia los propietarios de nuestros clubes tienen recursos más limitados y debemos recordar que hay nuevos inversores extranjeros con apetito de compra

Parece claro que los clubes españoles están trabajando con visión de futuro. En un escenario donde todavía se deja notar el impacto del coronavirus, están aprovechando posibles nuevos ingresos para equilibrar sus mermadas cuentas por culpa de la maldita pandemia. A esta visión profesional de los clubes se suma el control económico que ejerce la propia patronal. No hace tanto del Plan de Saneamiento que hubo de hacerse en nuestra liga para salir de la quiebra. Y tampoco están tan lejos los concursos de acreedores.

Socios y aficionados deben sentirse orgullosos de los gestores de sus clubes y de la propia patronal. Dejan de lado el aspecto pasional y gestionan las entidades pensando en el beneficio presente y futuro. Aunque a un plazo tan corto implique no satisfacer los deseos de sus hinchas trayendo grandes y millonarios fichajes.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D