THE OBJECTIVE
Deportes

LeBron James se convierte en el máximo anotador histórico de la NBA

El alero ha batido el récord que hasta ahora ostentaba Kareem Abdul-Jabbar durante 39 años y que durante largo tiempo se consideraba inalcanzable

LeBron James se convierte en el máximo anotador histórico de la NBA

LeBron James tras convertirse en el máximo anotador histórico de la NBA. | Gary A. Vasquez (USA Today Sports-Reuters)

LeBron James, la superestrella de Los Ángeles Lakers, se ha convertido este martes en el máximo anotador de la historia de la NBA. El alero ha batido el récord que hasta ahora ostentaba Kareem Abdul-Jabbar durante 39 años y que durante largo tiempo se consideraba inalcanzable.

‘King James’ se aupó a la cima al sumar su punto 36 cuando quedaban diez segundos para que finalizara el tercer cuarto del encuentro que enfrentaba a su equipo ante los Oklahoma City Thunder. Los Lakers acabaron perdiendo el partido por 133-130.

La derrota, que sigue alejando a los Lakers de playoffs, no opacó la gran noche de James, que terminó con 38 puntos y elevó el registro de sus dos décadas de carrera hasta los 38.390 puntos, por encima de los 38.387 que acumuló el legendario Abdul-Jabbar.

Los 19.000 espectadores del Crypto.com Arena de Los Ángeles, entre ellos el propio Abdul-Jabbar, la familia de LeBron y una colección de celebridades, se pusieron en pie para ovacionar a la figura de los Lakers, que a sus 38 años sigue agrandando un extraordinario palmarés que le sitúa en el debate de los mejores jugadores de la historia.

El partido se paró cuando el marcador señalaba una victoria parcial de los Thunder por 104-99 para brindar un breve homenaje a la hazaña de James.

Este es «un récord que se ha mantenido durante casi 40 años y que mucha gente pensó que nunca se rompería. LeBron, eres el líder anotador de todos los tiempos de la NBA. ¡Felicidades!«, expresó el comisionado de la NBA, Adam Silver, desde el centro de la cancha.

Un James conmovido hasta las lágrimas dio las gracias a Abdul-Jabbar, quien le acompañó en la ceremonia, a su familia y a todos los aficionados de los Lakers. 

«Solo quiero dar las gracias a los aficionados de los Lakers. Son únicos. Poder estar en presencia de una leyenda como Kareem significa mucho para mí. Denle una ovación de pie al capitán, por favor», demandó James.

«A todos quienes han formado parte de esta carrera conmigo estos últimos 20 años, solo quiero darles las gracias porque no sería yo sin toda su ayuda, toda su pasión y todos sus sacrificios para ayudarme a llegar hasta aquí«, afirmó.

«Muchísimas gracias por permitirme formar parte de algo con lo que siempre he soñado», declaró. «Nunca jamás, en un millón de años, hubiera soñado con algo mejor de lo que es esta noche».

«Nunca habrá otro LeBron»

Desde su irrupción en la liga como número uno del Draft de 2003, LeBron acumula numerosos récords individuales y ha conducido al campeonato a cada una de las franquicias en las que militó, brindando dos anillos a los Miami Heat (2012 y 2013) y uno a los Cleveland Cavaliers (2016) y los Lakers (2020).

Ese último título con los Lakers acabó con una década de sequía de la franquicia más ganadora de la NBA junto a los Celtics.

Con una longevidad sobrenatural, el alero promedia esta temporada 30 puntos por noche (tercera mejor media de su carrera) pero el deficitario estado de los Lakers le impide pelear por acercarse a los seis anillos de Michael Jordan, visto como su gran rival por el estatus de mejor jugador de siempre.

La cuenta atrás de LeBron hacia el récord acaparó la atención de la NBA en los últimos días y convocó en la emblemática cancha angelina a figuras de la música como Jay Z y Bad Bunny, del cine como Denzel Washington y del deporte como Floyd Mayweather y John McEnroe.

También estuvo presente la madre de James, quien lo crió sola en un conflictivo barrio cuando era adolescente, su esposa y sus hijos.

«Este momento histórico es tan especial porque nunca volveremos a ver a otro LeBron James», escribió en Twitter el icónico Magic Johnson, también presente en la cancha. «Él siempre ha sido un líder que da prioridad al pase y cuya capacidad para hacer mejores a sus compañeros es única, ¡lo que hace que batir el récord sea aún más increíble!»

Camino al récord

James erró sus dos primeros lanzamientos, pero arrancó los primeros aplausos con un triple a los cinco minutos. La cancha de los Lakers se concentraba en disfrutar de otra de sus grandes noches mientras su equipo naufragaba en defensa.

Aún en el primer cuarto, James recibió un codazo involuntario en la cara del base Josh Giddey pero, tras dolerse unos instantes, regresó a la batalla.

El primer parcial lo cerró con 8 puntos y el segundo lo arrancó con dos canastas más tiro adicional que desataron los primeros cánticos de «MVP» desde las gradas

James sumaba 20 puntos al descanso y, tras conversar en la media parte con sus hijos Bronny y Bryce, saltó a la cancha decidido a sellar su récord lo antes posible y se lo puso a tiro con dos triples consecutivos.

Tras un breve respiro en el banquillo, LeBron se puso en la antesala con una entrada a canasta y lo culminó con un característico tiro a la media vuelta que desató la euforia en la cancha.

«Algo legendario», escribió de inmediato en Twitter Stephen Curry (Warriors) sumándose a las numerosas reacciones de sus pares por el logro.

La celebración no cambió el rumbo del partido y los Lakers acabaron sucumbiendo ante los Thunder, liderados por Shai Gilgeous-Alexander, que sumó 30 puntos.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D