Cómo Facebook está construyendo un perfil sobre ti con tus reacciones
Foto: Go Rando

Futuro

Cómo Facebook está construyendo un perfil sobre ti con tus reacciones

Que Facebook se dedica a evaluar y vender las interacciones de sus usuarios a otras empresas no es ninguna sorpresa. Que es una de las razones por las que es un servicio completamente gratuito tampoco es una novedad.

por Cecilia de la Serna

Que Facebook se dedica a evaluar y vender las interacciones de sus usuarios a otras empresas no es ninguna sorpresa. Que es una de las razones por las que es un servicio completamente gratuito tampoco es una novedad.

Una buena manera de conocer a alguien es ver cómo reacciona ante algo, y eso Facebook lo sabe. Por eso, sus múltiples botones de ‘like’ son realmente poderosos. Cuando hace un año la compañía de Mark Zuckerberg decidió expandir su modelo de ‘me gusta’ a seis opciones diferentes no lo hizo por ofrecerle un mundo de posibilidades a sus usuarios, al menos no exclusivamente con ese fin. Cuando un usuario dice que “le enfada” una foto de un gatito y que “le encanta” un post de Hazte Oír, Facebook ya tiene dos elementos para hacer un perfil sobre ese usuario: es un loco que odia a los gatos y un tránsfobo.

Lo que realmente importa es qué hace más tarde Facebook con toda la información que recopila con las reacciones de sus usuarios en las publicaciones. El algoritmo que hay detrás de ellas básicamente funciona como filtro: si odias (o te enfadas con) publicaciones sobre gatos, posiblemente veas menos gatos en tu muro, y si te encantan las noticias de Hazte Oír, tu muro se llenará de posts ultracatólicos. También puede que Facebook quiera provocarte o jugar contigo y mostrarte muchos gatos para ver cómo reaccionas. Resulta, al final, como un experimento en el que los usuarios somos las cobayas.

El hecho de reaccionar en una publicación se ha convertido en un acto impulsivo, casi instintivo, como saludar a un conocido en la calle. No obstante, va más allá y sus consecuencias son mucho mayores que las de un simple saludo. Todas estas reacciones pueden servir, eventual y muy probablemente, para que las marcas conozcan más sobre ti y hacerte llegar más publicidad sobre lo que te gusta, te encanta y te divierte, y también intentar venderte lo contrario de lo que te enfada o te entristece. E, incluso aún más preocupante, gobiernos y agencias de inteligencia de medio mundo pueden terminar usando esos datos sobre ti para quién sabe qué.

 

Go Rando, la reacción aleatoria

¿Quieres evitar que Facebook, o cualquier tercero, utilice estos datos para dibujar un perfil sobre tu personalidad? Es fácil con la extensión Go Rando, que básicamente escoge aleatoriamente una de las reacciones de Facebook cuando haces ‘me gusta’ en una publicación. Esta extensión, que puede descargarse e instalarse en un navegador, hace creer a Facebook que tus reacciones están emocionalmente equilibradas, lo que difícilmente puede describirte o encasillarte para futuros usos de tus reacciones.

 

 

Aunque tengas Rando instalado, siempre podrás seguir eligiendo las reacciones que prefieras. Recuerda: tus emociones son sólo tuyas.