The Objective
Publicidad
Sociedad

La OMS alerta sobre la circulación de jarabes para la tos adulterados

La mezcla de ciertos fármacos con algunos alimentos concretos también puede provocar reacciones negativas

La OMS alerta sobre la circulación de jarabes para la tos adulterados

Frascos de jarabe | Towfiqu barbhuiya (Unsplash)

Los jarabes para la tos adulterados han provocado la muerte de más de 300 niños, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedir una «acción inmediata y coordinada» para suprimir todos los medicamentos falsos. En los últimos cuatro meses, al menos siete países reportaron incidentes con los que estaban relacionados jarabes pediátricos contra la tos de venta leve, según informó la OMS en un comunicado.

La institución puntualizó que, en tres de ellos (Gambia, Indonesia y Uzbekistán), más de 300 decesos están relacionados con estos medicamentos. La mayoría de los fallecidos, además, eran «niños de menos de cinco años». Para la OMS, esto «no se trata de incidentes aislados» y por ello son necesarias «medidas inmediatas y coordinadas».

Estos sucesos denunciados implican la contaminación confirmada o sospechosa de jarabes para la tos fabricados en India. Estos tienen niveles muy altos de dietilenglicol y de etilenglicol. La OMS ha advertido del peligro que estos conllevan: «Estos contaminantes son productos químicos tóxicos utilizados como disolventes industriales y agentes anticongelantes que pueden ser mortales incluso en pequeñas cantidades».

La institución ha insistido que estos químicos «nunca tendrían que estar en medicamentos». Pero la alerta sobre esta contaminación no es nueva; la OMS ya lanzó una primera advertencia sobre fallecimientos de niños registrados en Gambia en octubre. Un mes después, hizo lo mismo debido a los casos en Indonesia y en Uzbekistán.

Desde ese momento, ha seguido advirtiendo sobre el uso de jarabes fabricados por las empresas indias Marion Biotech y Maiden Pharmaceuticals. Además, la OMS pidió a los países redoblar los esfuerzos para poder detectar y retirar del mercado cualquier medicamento que esté contaminado.

La comida también pueden provocar reacciones a los medicamentos

Zumo de naranja.
Zumo de naranja. Foto: Pixabay

Hay algunos alimentos que interactúan con los fármacos, pudiendo llegar a provocar efectos negativos. Estos no solo afectarían a la seguridad y eficacia del tratamiento, sino también a la salud y al estado nutricional de la persona. Algunos de estos alimentos son:

  • Cítricos y zumos de frutas (alimentos y bebidas ricos en ácido cítrico y vitamina C), con los hidróxidos de aluminio o antiácidos. Estos es porque aumentan la absorción intestinal de aluminio.
  • Soja y aguacate con warfarina, debido a que puede reducir su efecto anticoagulante.
  • Vitamina C con la warfarina (anticoagulante), ya que se han descrito casos de reducción del efecto del fármaco tras una excesiva ingesta de la misma.
  • Soja con Tamoxifeno (antiestrógeno), porque los fitoestrógenos de la soja antagonizan el efecto antiestrogénico del tamoxifeno.
  • Vitamina E y Warfarina, Dicumarol (anticoagulantes), ya que pueden potenciar el efecto anticoagulante de estos fármacos.
  • Café o té con sales de hierro, ya que forman complejos insolubles y poco absorbibles a nivel intestinal, lo que reduce la absorción del hierro.
  • Cafeína con el ácido acetilsalicílico (aspirina, analgésicos), ya que aumenta la velocidad de absorción y los niveles en sangre de la aspirina.
  • Cafeína con la antiofilina (antiasmático), aumenta el efecto de la teofilina, pudiendo provocar intoxicación. Los efectos sobre la teofilina son diferentes según los alimentos (por ejemplo los alimentos a la brasa reducen el efecto).
  • Cafeína con psicofármacos como benzodiacepinas y litio, ya que puede antagonizar el efecto hipnótico y ansiolítico de estos fármacos, y reducir los niveles de litio, pudiendo en este caso producir efecto rebote en caso de cesar el consumo de cafeína.
  • Cafeína con el fenilpropanolamina (descongestionante), ya que el efecto hipertensor de la fenilpropanolamina puede verse potenciado por la cafeína, además de incrementarse las concentraciones plasmáticas de cafeína.
  • Salsa o compota de manzana con Fenitoína (antipeiléptico) ya que incrementa la concentración de fenitoína en sangre, con lo que puede provocar su toxicidad. Los efectos sobre la fenitoína son diferentes según los alimentos.
  • Vitamina K (vegetales de hoja verde como espinacas, coles de Bruselas o brócoli) ante anticoagulantes como la Warfarina, acenocumarol o dicumarol, porque se puede reducir o incluso abolir el efecto anticoagulante de los mismos.
  • Ajo en cantidades elevadas y Warfarina y acenocumarol (anticoagulantes orales), así como con saquinavir (antirretroviral) por potenciar el efecto anticoagulante en el primer caso y por reducir la absorción del medicamento en el segundo.
  • Fibra alimentaria. Glibenclamida (antidiabético), doxepina y desimipramina (antidepresivos tricíclicos). El glucomanano disminuye la biodisponibilidad y efecto de la glibenclamida. Las dietas ricas en fibra pueden comprometer la eficacia de algunos antidepresivos tricíclicos.
  • Alimentos ricos en tiramina (patés, arenques, salami, queso curado), con Isoniazida (antituberculoso), antidepresivos tipo IMAO tradicionales. Pueden generar crisis hipertensivas.
  • Leche y derivados lácteos, ante la toma de Flecainida (antiarrítmico), quinolonas (antibióticos), tetraciclinas (antibióticos). Se podría reducir la absorción y efecto de flecainida. Por acción del calcio interfiere también la absorción de ciprofloxacino y norfloxacino (no de ofloxacino), y teraciclinas.
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D