Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Haréis de mí un extranjero

Juan Claudio de Ramón

Foto: SUSANA VERA
Reuters

La secesión en democracia es el mayor de los pecados.

Michael Ignatieff

Tengo –tenemos– dificultades para hacer entender a mucha gente la gravedad de cuanto sucede en Cataluña. La dificultad es considerable con el español del resto del Estado, que no sospecha que hay en marcha un golpe para sustraerle una amplia porción del ámbito geográfico donde se despliegan sus derechos de ciudadanía. La dificultad, en cambio, es máxima cuando se intenta hacer ver a los independentistas, que en muchos casos son conocidos, amigos o familiares nuestros, el verdadero sentido de la empresa que apoyan. Este no es otro que el de hacernos extranjeros al resto de los españoles. Ciertamente, si nosotros, sus amigos, sus familiares, sus conocidos, fuéramos esa fuerza de ocupación o colonizadora de la que a veces se habla, echarnos del territorio podría estar justificado. Pero no lo somos, ninguna mente sana puede sostener que lo seamos. Somos conciudadanos, iguales en obligaciones y derechos. Y quien pide el referéndum de independencia no pide ni más ni menos que esto: el derecho a decidir qué ciudadanos de tu comunidad se desea conservar y cuales pasarán a ser extranjeros. Es decir, una votación para quitar derechos a terceros, lo que no parece muy democrático.

Lo hemos dicho más veces. La democracia no es el acto de votar. La democracia es la extensión universal del estatuto pleno de la ciudadanía, y perdón por la autocita: «El programa democrático a lo largo de la historia ha sido este: el de anular situaciones de subalternidad —mujeres, pobres y esclavos— ampliando así el grupo de los ciudadanos revestidos de plenos derechos políticos y civiles. La abolición de la esclavitud, el sufragio universal masculino y femenino y la creación de los mecanismos de provisión de bienestar son hitos de ese programa. Democracia, insisto, es decir: en nuestra ciudad no hay ciudadanos de primera y de segunda; la lengua, el género, la raza o el nivel de ingresos no justifican diferencias en el catálogo de los derechos. Que este ideal se vea a menudo incumplido en la práctica no lo ha derribado como el ideal al que nos hemos atado».

Creo que esto se verá mejor si ponemos algunos ejemplos. En democracia, los ricos no tienen derecho a autodeterminarse de los pobres. Los hombres no tienen derecho a autodeterminarse de las mujeres. Los blancos no tienen derecho a autodeterminarse de los negros. Los heteros no tienen derecho a autodeterminarse de los gays. Los católicos o los musulmanes no tienen derecho a autodeterminarse de los ateos. Cualquier intento de estos grupos de segregarse políticamente sería acogido con estupor e indignación. Que tantas cabezas pensantes sean incapaces de aplicar la misma lógica a la posibilidad de que catalanes o vascos se autodeterminaran del resto de los españoles se debe a que mientras ya nadie cree que se deba discriminar por raza, renta, sexo, color de la piel o fe, todavía hoy es habitual pensar que se puede dividir a la población por razones de pertenencia nacional o etnolingüística. Porque se es “un pueblo”, se tiene derecho a la autodeterminación. Pero no. No está nada claro qué pueda significar en el siglo xxi el ectoplasmático concepto de “pueblo”, pero sea lo que sea, si vivimos en democracia, por encima ha de estar la ciudadanía común, que nadie tiene derecho a destruir.

Naturalmente, no aceptará mi razonamiento quien crea que tal ciudadanía común no existe, que catalanes y españoles pertenecemos a ciudadanías disjuntas. No es así: la ciudadanía es la misma. Elegimos representantes a los mismos órganos, y yo podría votar en Cataluña con tal de empadronarme allí, igual que un catalán podría votar en Madrid, como un madrileño más, trasladándose a Madrid. A ninguno nos pedirían el pasaporte para hacerlo, como ocurriría en Francia o en Estados Unidos. Esta ciudadanía compartida también se extiende al ámbito de los deberes. Parte de mi riqueza, que el Estado ha redistribuido en mi nombre al recaudar impuestos, también ha servido para financiar poderosas infraestructuras en Cataluña y me alegro de que así haya sido. La riqueza también se ha transferido en sentido opuesto, y así España se ha convertido, con los años, en un país más justo y próspero para un mayor número de personas. Porque esto va de personas y de relaciones entre personas. El “Estado” es eso: personas. Quien crea que se puede arrasar la institucionalidad de una soberanía compartida sin provocar también el derrumbe de la espesa trama de relaciones personales que ha crecido a lo largo del tiempo en ese suelo común se equivoca. Se equivoca a lo grande.

Os lo ruego. No nos hagáis extranjeros. No nos echéis del nosotros.

Continúa leyendo: Tener pene

Tener pene

Aurora Nacarino-Brabo

Foto: Erol Ahmed
Unsplash

Para esa mitad aproximada de la población que dispone de uno, tener pene puede parecer algo más o menos trivial. En realidad no lo es. Tener pene es importante. O, mejor dicho, no tenerlo lo es. Cuando empecé a relacionarme con politólogos e intelectuales en seguida noté algo extraño: era como si no existiera. Los corros siempre se cerraban ante mis narices, casi nadie prestaba atención si me atrevía a decir algo y con frecuencia no llegaba a terminar mi excurso porque alguien me interrumpía antes.

Era una situación desconcertante por nueva. Nunca me había pasado en un aula, donde uno sabe que se sienta entre semejantes y donde la brillantez de las ideas y la cuantía de los conocimientos las examina un evaluador externo al grupo: un profesor.

Al principio achaqué estas reticencias a mi edad. Era un poco más joven que la mayoría de ellos, así que pensé que quizá se tratara de eso. Y, claro que tenía que ver, pero pronto noté que había otros chavales a los que se integraba y se dispensaba el trato considerado que a mí me negaban. Aquel entorno era muy masculino, pero imagino que muchas mujeres habrán vivido experiencias similares en ámbitos distintos.

Yo decía algo y nadie se dignaba mirarme. Un rato después, algún tenedor de pene repetía el mismo argumento y era recibido con asentimiento y celebración. Así asumí que mi problema era no tener pene. La otra opción era aceptar que era más tonta que el resto, y yo, que me tengo por una persona segura, alguna vez dudé de mí, y me avergoncé de mis opiniones y pensé que quizá no estuviera a la altura.

Escribir se convirtió en la única forma de poder expresarme sin interrupciones, sin sonrisas paternalistas ni gestos de desdén. Después, claro, mis artículos no se leían como los de ellos y mucho menos se compartían. Todavía es así. Cuando eres mujer es duro labrarte un espacio propio. Tienes que ganarte el respeto de todos: de los desconocidos, de los amigos y hasta de tu novio. Aprendí que, a veces, para obtener la bendición de los cercanos tienes que conquistar primero el favor de los extraños. También, que es más fácil conseguir el aplauso de los próceres que de quienes creen competir contigo. Pero sería injusto generalizar y no admitir que me he cruzado con hombres estupendos que me han tratado como a una igual y que hoy me son muy queridos.

Como soy muy cabezota, no dejé de escribir. Me dije: “Te va a costar un poco más que a ellos, pero, al final, llegarás tan lejos como te propongas”. Sigo convencida de ello. No me malinterpreten: no creo en esas frases de autoayuda barata que lo conminan a uno a perseguir sus sueños, como si la intención forjara el éxito. Pero creo tener algún talento, aunque publicarlo sea probablemente pretencioso y poco femenino. No escribo esto buscando explotar el victimismo con el que tontea algún feminismo. No soy débil. Me gustan las personas fuertes. Me gustan las mujeres fuertes.

Una vez, cuando era pequeña, una mujer (una amiga de mi familia, además) me preguntó, casi retóricamente, si yo quería ser un chico. Supongo que lo decía porque me pasaba el día saltando, trepando, corriendo, jugando al fútbol. No me gustaban las muñecas ni esos vestidos incómodos. Me identificaba con personajes como Peter Pan, Tintín, Basil, aquel ratón émulo de Sherlock Holmes, o Arturo, en la película que Disney dedicó al mago Merlín. Me aburrían los cuentos de princesas, pobres muchachas pasivas a la espera de un señor guapo, y me daban miedo las brujas. Nunca respondí a aquella pregunta, “¿A que te gustaría ser un chico?”, porque me quedé sin palabras. El mensaje era aterrador: todo lo que me hacía feliz era impropio de una chica. Estaba íntimamente escandalizada y furiosa, aunque fui incapaz de manifestar escándalo o furia.

La contestaré hoy, cuando han pasado más de veinte años y tengo, por fin, algún público que me lea: no quiero ser un chico. No queremos ser hombres. Solo queremos ser iguales.

Continúa leyendo: La retirada melancólica

La retirada melancólica

Ricardo Dudda

Foto: SUSANA VERA
Reuters

Es difícil ser optimista con el problema del independentismo catalán. El procés puede durar eternamente porque es un fenómeno retórico, eufemístico, una sucesión de escenificaciones. Pero sus efectos en la sociedad catalana son reales y se perciben. Aunque las sociedades son muy volubles y nada es nunca irreversible, el esfuerzo de unir a las dos Cataluñas será enorme; el esfuerzo del independentismo para reconducir el entusiasmo hacia cauces menos rupturistas también.

Es posible que, del mismo modo que desde 2012 hasta hoy el independentismo ha crecido radicalmente, podrá retroceder. Pero tardarán en desaparecer el victimismo, el resentimiento y el rencor, la cultura del agravio, el uso de la memoria, siempre selectiva, la política como un acto expresivo, épico y “divertido”, más allá de la transacción y la negociación. Vivimos una época en la que cada generación necesita un momento épico fundacional, una Transición a nuestra medida. Como escribía un difunto tuitero, cada nueva generación piensa que el colectivismo (y puede sustituirse con cualquier otro ideal político) falló porque no lo lideraron ellos.

El procés vive jornadas históricas casi cada semana; acostumbrados a esto, los independentistas, y quizá no solo ellos, exigirán algo más que bienestar o reconocimiento. Quizá exijan entretenimiento, emoción, pasión. Durante años, millones ciudadanos catalanes han depositado mucho capital emocional en el procés. El processisme le ha devuelto eufemismos, hipérboles, momentos históricos, pero es posible que su impresionante capacidad para renovarse llegue a su fin. Difícilmente habrá un momento de responsabilidad colectiva de las élites, y dudo que llegue el momento de la rendición de cuentas. El procés intentará sobrevivir. La sociedad civil se decepcionará. Y, cuando esto ocurra, quizá lo mejor sea una lenta y melancólica retirada.

Continúa leyendo: Hacia dónde va el procés

Hacia dónde va el procés

Aurora Nacarino-Brabo

El su columna de hoy Aurora Nacarino-Brabo habla de la situación de la coalición independentista en un momento en el que parece que desescalar la tensión parece difícil.

Continúa leyendo: Vídeo: Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo

Vídeo: Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo

Redacción TO

Hace 20 años se inauguró el Museo Guggenheim Bilbao, un proyecto ambicioso situado junto a la ría de la capital vizcaína, una ciudad principalmente industrial que hasta entonces vivía un poco de espaldas al turismo, más allá de su excepcional oferta gastronómica. Dos décadas después queda la esencia de sus gentes y, por supuesto, su oferta gastronómica, pero su transformación ha sido tal, gracias al museo, que la ciudad puede estar orgullosa de ser uno de los destinos turísticos por excelencia, con visitantes procedentes de todas partes del planeta.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

TOP